Y salió el Windows 7…

Posted by Manuel Pinazo on Domingo oct 25, 2009 Under Varios

Mi vida con ordenadores empezó temprano, a los 13 años aproximadamente. Era la época del Spectrum, poco después salió el de 48ks y todos los amigos quedábamos en casa del que lo tuviera para jugar a aquellos juegos míticos.

Era poner LOAD ” ” y sumergirse en un mundo que habíamos vivido años antes en las consolas Atari o Philips que se estilaban a mediados de los 80s.

Yo quería uno por encima de todas las cosas, era mi gran ilusión así que se convirtió en mi objetivo nº 1 no sé si recuerdo en función de las notas de fin de curso o de los reyes magos :)

Así llegó a mi vida un Amstrad 464 con monitor de fósforo verde, que era una especia de hermano mayor del Spectrum, pero con “teclado profesional”. Esa fue la excusa que le puse a mi madre. Pronto llegaron los juegos en casete comprados con la paga del fin de semana o conseguidos piratas en el Rastro (sí, allá por entonces ya había top manta) o grabados en algún casete con doble pletina (otra de las sensaciones tecnológicas del momento) pero que eran más propensos al temido “read error B” que echaba al traste las ilusiones de una tarde.

Años después, me hice con mi primer ordenador de verdad. Un IBM, ¿un 286? algo así, con su monitor en b/n y su disquetera de 5 1/4, donde metíamos programas en esos maravillosos discos enormes que parecían cartulinas. En esos momentos sí que empezó cierta relación con la informática. Con el MsDOS y con el Wordperfect básicamente.

Poco después llegaron nuevas versiones del MsDOS y por fin ¡el Windows 3.1! programa que introdujo en nuestra vida el ratón y las famosas ventanitas. De ahí pasamos a un nuevo ordenador, esta vez un 386 con monitor en color heredado de nosequién, el Windows 95, Windows 98, mi 486 montado a piezas, Windows Me! (qué horrible era), el Windows XP con mi Pentium clónico, mi segundo Pentium este ya un Pentium 4 más decente con el que he sobrevivido hasta el día de hoy… y llegó el Vista. Pero pasé de él. Nunca me llegó a interesar.

Han pasado 6 años desde mi último ordenador y llega el turno de jubilarlo y despedirle como merece, nunca tuve uno así de bueno.  Su final coincide con la salida de un nuevo Windows, en esta ocasión el 7 y creo que también voy a pasar.

Ha llegado una nueva época, era de cambios, tiempos nuevos. No habrá más drivers, ni formateos, ni virus, ni defragmentaciones, ni errores del sistema, ni cuelgues, ni pantallas azules, ni ALT+CRTL+SPR, ni actualizaciones de Windows, ni Internet Explorer, ni Windows media ni nada. Han sido más de veinte años siendo fiel al señor Bill Gates y creo que el tema ha llegado a su fin.

Adiós Windows, hola Mac OS Leopard, adiós PC, hola iMac.

Leave a Reply