Sevilla es sensacional


Por fin tengo tiempo de escribir algo en el blog, demasiado curro, la verdad…

Nuestra visita a Sevilla fue corta pero intensa. Lo mejor de todo: Inés, nueva en la familia, los amigos y no me olvido de las siempre interesantes conversaciones con el mítico Pepe, bético de pro y cinéfilo amante de Peckinpah.

Sevilla tiene algo que me gusta y es principalmente la diferencia en el modo de vida al que llevamos en Madrid. Todo es más tranquilo pero más festivo, se vive igualmente en la calle, pero de forma diferente. Aparte, estuvimos en la mejor época del año, cuando no es Semana Santa ni Feria, ni hacen los 48º a la sombra del verano. Así, pudimos pasear cual domingueros por los jardines del Parque de María Luisa o por la bonita Plaza de España y cómo no, disfrutar de innumerables ágapes, para acompañar los primeros calores del año.

Cenamos al lado de Dominique de Villepin (creemos que era él) en El Rinconcillo, sensacional bar de tapas sevillano de visita obligada (pavías de bacalao, espinacas con garbanzos, tortilla de jamón, ensaladilla, lomo con tomate…), tomamos un helado en RAYAS (de imperiosa obligación acudir a esta heladería, amigos) y acabamos la noche tomando copas a las orillas del Guadalquivir.

Gran visita, grandes amigos

1 comentario de “Sevilla es sensacional”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.