A dos metros bajo tierra

Posted by Manuel Pinazo on Sábado mar 18, 2006 Under Varios

Si tuviera que quedarme con una serie dramática de todos los tiempos sin duda elegiría “A dos Metros Bajo Tierra” (Six Feet Under).

Recuerdo cómo nos enganchó nada más ver el primer capítulo. Desde entonces y hasta el día de hoy (cuando aún nos vamos por la cuarta temporada) la serie no ha dejado de engancharnos y sorprendernos.

La manera de familiarizarte con los personajes, a quienes consideras casi de la familia es innegable. Sin duda, lo que más me gusta de la serie es la crudeza de las tramas. En ella se abordan sin tapujos temas tan cercanos como la muerte, la manera en que llega, el sufrimiento que produce,… además de tratar todo tipo de problemas familiares, sentimentales, personales y de identidad de lo más común.

De momento podría calificar la primera temporada como epatante, la segunda sorprendente, la tercera en principio me pareció algo insípida, pero de mitad hacia el final volvió a engancharme hasta la médula. La cuarta de momento es dura, muy dura. No contaré ningún dato del argumento que pueda chafar la historia a quien aún no la haya disfrutado.

Eso sí, para quien no conozcan la serie les diré que fue creada en 2001 por Alan Ball (guionista de American Beauty). Su argumento principalmente gira en torno a una familia, los Fisher, poseedores de una funeraria gestionada por el cabeza de familia (Nathaniel), cuyo fallecimiento en el primer episodio desencadena el núcleo de la historia. Los demás miembros de la familia son: la madre (Ruth) que posee una peculiar personalidad y mantiene aventuras con otros hombres, Nate Fisher , -mayor de los hijos-, que ve forzado su regreso de Seattle a Los Angeles para ayudar en el negocio a su hermano David Fisher, -gay con problemas de identidad-. Igualmente está Claire Fisher, adolescente rebelde a la que la muerte de su padre la pilla tras un colocón de ácido.

A partir de ahí no deja de sorprendernos con diferentes historias entrelazadas, personajes de lo más variopinto e interesante (Brenda, Rico, Keith, Billy, Lisa…), muertos que vuelven del más allá para dialogar con los protagonistas, un toque macabro impagable, una crudeza en oscasiones excesiva y un largo etc de situaciones altamente recomendables todo ello aderezado con sus habituales fundidos a blanco.

Como dice su web oficial: “When death is your business, what is your life?”

Leave a Reply