Cerdo agridulce

Llevo un tiempo sin mostraros interesantes recetas nutritivas a la par que ricas, sanas y sabias.

El caso es que en mi afán por ampliar las miras culinarias más avanzadas, no dejo de investigar nuevos sabores y texturas internacionales.

Hoy elaboraremos un cerdo agridulce, pero no las típicas “cortezas con mermelada” que diría Torrente, sino un delicioso plato oriental con productos de alta calidad.

Los ingredientes son los siguientes:

– Una pieza de presa ibérica (si es posible cerdo ibérico, una parte jugosa como presa, pluma o solomillo, pero ibérico eh).
– Cebolla.
– Judías verdes.
– Pimiento rojo, verde y amarillo si lo tuviérais.
– Calabacín
– Zanahorias.
– Piña.
– Ajo.
– Salsa de soja.
– Salsa agridulce.
– Harina de arroz.
– Aceite vegetal y de oliva.
– Sal.

La elaboración puede ser algo laboriosa, pero el resultado merece la pena:

En primer lugar cortaremos la carne en pequeños dados de aproximadamente un bocado y lo marinaremos en un bol son salsa de soja (Kikkoman mejor). No añadiremos sal, pues la soja se encarga de dotarlo de todo el sabor. Lo mantendremos durante unos 10 minutos, tras los cuales lo escurriremos bien y lo enharinaremos (¿existe esta palabra?) en harina de arroz.

Mientras, cortaremos la verdura en trozos grandes (del tamaño de un bocado) las zanahorias y judías verdes al viés en pedazos finos y el resto en pedazos de unos 3 centímetros, la piña incluída.

Ahora utilizaremos dos recipientes. En una sartén, pondremos abundante aceite vegetal y llevaremos a hervir hasta que esté muy caliente. Una vez así, echaremos dos ajos fileteados muy finos para hacer unos chips que retiraremos para el final. A continuación iremos friendo el cerdo en pequeñas cantidades para no enfriar el aceite y escurriremos con un papel de cocina lo que vayamos sacando. Debe quedar crujiente pero no demasiado hecho, en seguida detectaréis el color.

La verdura la iremos preparando preferiblemente en un wok con aceite de oliva (o sartén grande en caso de que no tengáis), empezando siempre por los vegetales más duros, que necesitan más tiempo de coción y añadiendo sal una vez estén todos. Una vez hecha la verdura añadiremos la piña, el jugo que suelte y tres o cuatro cucharadas de salsa agridulce y saltearemos bien para que se distrubuya por todos los ingredientes. Una vez listo, echaremos el cerdo crujiente por encima y serviremos espolvoreando los chips de ajo.

Un arroz de acompañamiento es sensacional. La foto no hace justicia al plato, pero el resultado amigos, realmente es excelente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.