Souvlaki de Slowdive cumple 20 años

Posted by Manuel Pinazo on Viernes may 17, 2013 Under Música

Hoy cumple 20 años Souvlaki, uno de los discos más importantes e influyentes de la década de los 90, unos años en los que no todo fue el grunge, el britpop o el trip hop, también estuvo marcada por un efímero shoegaze que muchos años después, parece vigente en cierta forma.

Slowdive, formación germen de los actuales Mojave 3 (tres de sus componentes están en ambas bandas), estaba formada por Neil Halstead, Rachel Goswell, Ian McCutcheon, Nick Chaplin y Brook Christian Savill.

Surgidos en Reading en 1989 y disueltos en 1995, dejaron tras de sí una carrera con tres álbumes obligatorios: Just For a Day (91), Souvlaki (93) y el más experimental Pygmalion (95).

Han pasado dos décadas de la publicación de Souvlaki considerado por méritos propios la cumbre del género, un álbum editado por el sello Creation de Alan McGee (la casa de Jesus & Mary Chain, My Bloody Valentine, Primal Scream, Ride, Oasis,…) compuesto por Neil Halstead y con colaboraciones como la del maestro Brian Eno, que aportaba su talento a un par temas del disco.

Capas y capas de sonidos, ambientes casi fantasmales, una maraña de guitarras, teclados y sintetizadores que escondían las más bellas melodías arropadas siempre por las voces de Halsted o de Goswell, que juntas o separadas, logran atraparnos dentro de cada uno de sus temas. Momentos lisérgicos, ensoñadores y tremendamente bellos.

Souvlaki se abría con la inmortal “Alison”, un single que se encuentra entre los mejores de aquella década:

 

Le seguían “Machine Gun”, con la cristalina voz de Rachel Goswell:

 

La expansiva y ensoñadora “40 Days”:

 

La gloriosa “Sing” con los teclados fantasmales de Brian Eno:

 

Esa pequeña pieza acústica llamada “Here She Comes” (también con Brian Eno), un anticipo en toda regla del sonido de los primeros Mojave 3:

 

El siguiente turno era para otra de las cumbres del álbum, “Souvlaki Space Station”, una de sus piezas más atmosféricas construida en base a un bajo machacón y una guitarra con delays:

 

“When The Sun Hits” es el momento luminoso y esplendoroso de Souvlaki, una explosión de vida. No hay más que decir:

 

El efecto sedante y cadencioso de la romántica “Altogether” para aplacar la apoteósis anterior.

 

“Melon Yellow” nos hace aterrrizar bruscamente para volver a encontrar sosiego a base de ecos fantasmales, ecos a The Cure y densidad a raudales:

 

“Dagger” ponía el punto y final recuperando las guitarras acústicas y el folk y nos devolvía a unos Slowdive desnudos de todo artificio, que simplemente querían dejar las cosas en su sitio y crearnos la necesidad de volver a emprender el viaje una y otra (“it happens all the time”):

 

Souvlaki es una obra maestra a la que queríamos rendir homenaje 20 años después, para que la recordaseis o la descubrieseis. Un trabajo que sigue tan o más vigente que entonces, algo que solo ocurre en los que están a la altura de su leyenda.

Escucha Slowdive – Souvlaki en Spotify.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply