Echo & The Bunnymen, aún hoy, un valor seguro

Posted by Manuel Pinazo on Sábado ene 8, 2011 Under Música

Su vuelta a la vida en 1997 tras 10 años separados devolvió a la actualidad a una de las más grandes bandas británicas de la década de los 80s.

Echo & The Bunnymen para muchos de nosotros siempre estarán a la altura de The Smiths, Jesus & Mary Chain, The Cure, The Go-Betweens

Como no es el caso recordar la discografía de su etapa dorada, hablemos de los álbumes publicados desde su renacimiento. Quizá a nadie le cuadre hablar de los Bunnymen sin recurrir a las míticas “The Killing Moon”, “Seven Seas”, “The Cutter”, “Rescue” y demás, porque sin duda ahí está la mayor dosis de talento de su carrera, pero ¿Nadie se ha dado cuenta que su discografía más reciente podría dar sopas con ondas a cualquier nueva banda que se precie?

Quizá mucho fan acérrimo se rasgue las vestiduras, pero también es posible que mucho recién llegado que considere las melodías de Coldplay el sumun de los pasajes melancólicos, y desconozca a una de las influencias más incontestables en sus canciones o en las de bandas como The Verve, Travis, Interpol, BRMC, The Stills, The Coral,… pueda llegar a amar justamente la obra de los de Liverpool.

Haciendo una pequeña retrospectiva de sus cinco últimos trabajos nos damos cuenta de la cantidad de grandes canciones que por otro lado hasta ellos mismos dejan de lado en sus conciertos. Quizá deberían reconducir el tema y realizar una gira de su nueva etapa o hasta publicar un recopilatorio con sus mejores momentos presentes.

¿Nadie ha valorado en su justa medida el pop cristalino de su disco de reaparición Evergreen y canciones como “In My Time”?:

¿Quién no cayó totalmente rendido a la sobriedad y la belleza de su siguiente trabajo, el sobresaliente What Are You Gonna Do With Your Life (99) y a temas como “Rust”?

Dos años más tarde vino Flowers (01), que sí, que quizá flojeó un poco, pero que contenía alguna que otra maravilla para quitarse el sombrero como “Buried Alive”:

Para sus nuevas canciones tuvimos que esperar hasta 2005, con la publicación de Siberia, una vuelta al sonido de sus orígenes pero sin demasiadas concesiones melancólicas. “In The Margins” era mi canción favorita:

Su última obra hasta la fecha data de 2009 y se tituló The Fountain. Quizá su trabajo más luminoso, aunque no carente de las habituales letanías marca de la casa

Comprobado, Echo & The Bunnymen aún hoy, 31 años después de su debut, continúan siendo un valor seguro.

pd. Ah y como dice su vocalista, el gran Ian McCulloch ya quisiera Bono (U2) cantar como él, que aparte de imitarle, lleva peluca. :)

Leave a Reply