Aún resuena en mi memoria

Pasan los días, pero aún no lo olvido.

Me siento uno de los 30.000 afortunados que pudimos disfrutar de uno de los conciertos más bellos de nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.