Tindersticks – Across six leap years

Posted by Manuel Pinazo on Martes nov 26, 2013 Under Críticas

Tindersticks / Across six leap years / Por Manuel Pinazo

El poder deleitarse con una banda como Tindersticks durante más de dos décadas es sin duda, un motivo de celebración. Tras 21 y años y conscientes de su dilatada trayectoria, decidieron que el décimo disco de su carrera fuera una mirada atrás en el tiempo, para revisar diez canciones representativas de su historia.

Ellos, que estuvieron a punto de desaparecer tras la gira de Waiting For The Moon (2003) y los dos trabajos en solitario de su vocalista, regresaron reforzados y renovados y a día de hoy, posiblemente se encuentren en la cima de su carrera. Es por ello, que quieran sacar pecho y hayan decidido adecuar estas diez composiciones a su sonido actual.

Across six leap years puede ser considerado tanto como recopilatorio, como una muestra de su nueva identidad, en la que manteniendo su exquisito virtuosismo, nos los encontramos más directos y desnudos que en sus comienzos.

Un disco que en vez de recurrir a los lugares más comunes o populares de su discografía, se centra en abarcar distintos periodos y registros. De este modo, nos sorprende que arranque con la nueva recreación de la nocturna “Friday Night”, pensada para una banda sonora de la amiga de la banda Claire Denis pero que al igual que la que le sigue, “Marseilles Sunshine”, descubriéramos en la voz de Stuart A. Staples como solista.

En él se echa la vista atrás, recurriendo a tres piezas de su glorioso segundo disco (“She´s Gone”, “Sleepy Song” y “A Night In”), a momentos más recientes sonando mucho más intensos que en su concepción original (“Say Goodbye To The City”), se recuperar canciones como “Dying slowly”, escrita como respuesta a la muerte de Kurt Cobain; su grandísima versión de Odyssey (“If You´re Looking for a Way Out”) aquí mucho más sobria que en Simply Pleasure (1999) o rescatando del cajón “What are you fighting for?” que en su día iba a cerrar The Hungry Saw (2008) y quedó fuera.

En definitiva, una nueva dosis de oscuras melodías de apabullante factura, con la que celebrar su grandísimo estado de forma actual.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply