Reivindicando a The Psychedelic Furs

Posted by Manuel Pinazo on Lunes ene 12, 2015 Under Críticas

Por Manuel Pinazo

Parece ser que tras múltiples especulaciones The Psychedelic Furs volverán al estudio 24 años después de su último trabajo.

La formación británica, uno de los referentes del after punk surgido en las islas a finales de los 70 y compañeros de generación de Joy Division, Echo & The Bunnymen, Siouxsie & The Banshees, The Church, The Cure, The Chameleons, Love & Rockets… llegaron a gozar de más popularidad que muchos de ellos en la década de los 80 y cierto es, que pocos de sus contemporaneos pueden presumir de un número tan alto de grandes temas.

Su apreciable influencia en artistas como The Killers, The Horrors y tantos otros, les ha ido convirtiendo cada día más, en una banda de culto, cuyas composiciones siguen manteniendo una vigencia inalterable.

Ellos nacieron a finales de los 70 y se separaron en 1991 y una década más tarde, regresaron intermitentemente a los escenarios hasta nuestros días. Desde 2012 se lleva especulando con un regreso al estudio que no terminaba de concretarse, pero que al fin se confirma. Para celebrar la noticia, aprovechamos para reivindicarles, recordándoles en 10 canciones que ayuden a nuestros lectores a echar la vista atrás o en su defecto, a descubrir quiénes son The Psychedelic Furs.

Todo comenzó en 1977 cuando los hermanos Richard y Tim Butler se unieron a Roger Morris y el saxo Duncan Kilburn bajo el nombre de RKO y posteriormente Radio. Poco después se les uniría Vince Ely, a la batería, y John Ashton a la guitarra ya con su denominación definitiva: The Psychedelic Furs.

Influenciados por David Bowie, Roxy Music, The Velvet Underground o Marc Bolan, desde la edición de su primer sencillo “We Love You” (1979) dejaron claras sus señas de identidad: Racíces punk con un tono marcadamente pop, la peculiar y rasgada voz de Butler, una línea de bajos contundente y un saxo omnipresente.

Un año más tarde llegó su primer y homónimo álbum, que contó con la producción de Steve Lillywhite (que también en 1980 produciría el debut de U2). Una referencia que contenía momentos tan recordados como la eterna “Sister Europe”.

Sin tiempo aún de digerir su irrupción y tal y como sucedía en los 80, llegó Talk Talk Talk (1981), su continuación, que vino precedida por el sencillo “Mr Jones”.

El disco contenía las mismas dosis de oscuridad y melodía de su antecesor, pero iba un paso más allá en lo que a luminosidad se refiere. Otra de sus grandes canciones, “Pretty In Pink”, terminó inspirando la película homónima de 1986 (La Chica de Rosa) de la mano del escritor y guionista John Hughes. El tema como no podía ser de otra manera, se convirtió en el titular de una banda sonora que se encuentra entre las más recomendables que uno recuerde.

Para su tercer disco, Forever Now (1982), recurren al productor Todd Rundgren (Patty Smith). Será su primer LP con repercusión internacional, colándose en las listas de EEUU, Australia o Nueva Zelanda. Cada vez más cercanos al pop, el disco cotntiene algunos temas que más de tres décadas después, siguen siendo consideradas auténticas gemas, como “Love My Way”.

Mirror Movies llegó dos años más tarde con Keith Forsey (Simple Minds, Billy Idol) a los controles. En 1984 The Psychedelic Furs ya eran una de las bandas más estimulantes del planeta y sus giras por todo el mundo no hacían más que agrandar su reputación.

Su éxito internacional hizo que algunas de sus canciones entraran en el top 5 estadounidense, donde por aquél entonces ya tenían la misma repercusión que en Europa y se habían convertido en referencia obligada para cualquier amante de la música de la época.

La popularidad y la presión de su discográfica les obligó a trazar una dirección marcadamente comercial en Midnight to Midnight (1987), lo que no terminó de agradar a Butler y compañía, que se consideraban unas víctimas de la industria.

Books Of Days (1989) surge como una respuesta a quello y al igual que su último trabajo de estudio, World Outside (1991), dos años posterior, recuperaron el sonido de sus inicios y una identidad tan personal, como imitada hasta nuestros días por multitud de bandas. Un lapso de tiempo de un par de años que aunque anticipó el fin de su carrera dejó varios números 1 a uno y a otro lado del Atlántico.

Fue el momento de tomarse un largo descanso, interrumpido con proyectos paralelos como Love Spit Love, de los hermanos Butler (aún recordamos su versión del “How Soon Is Now” de The Smiths, banda sonora de la serie Embrujada) o trabajos en solitario de su vocalista. A comienzos del siglo XXI regresaron para una gira a la que sigueron otras tantas; que los últimos años han ido recorriendo el planeta de manera intermitente. En 2001, acompañando a su directo de regreso incluyeron un nuevo tema “Alive (For Once in My Lifetime)”, hasta la fecha su última grabación:

Pasaron por el FIB 2009 en una actuación que no terminó de convencernos o visitaron varias ciudades españolas en 2010. Ahora llega el momento de grabar nuevos temas y de demostrar si la magia con la que cautivaron a millones de fans gracias a un buen número de composiciones memorables sigue intacta, o si por el contrario su tiempo pasó.

Estamos ansiosos por descubrirlo.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply