Nine Inch Nails – Hesitation Marks

Posted by Manuel Pinazo on Miércoles oct 23, 2013 Under Críticas

Nine Inch Nails / Hesitation Marks / Por Manuel Pinazo

No terminamos de creernos del todo el parón de Nine Inch Nails tras su gira de 2009 en la que incluso llegaron a vender el equipo. Trent Reznor, a quien hemos conocido a lo largo de su carrera varios altibajos emocionales, se sentía superado y necesitaba aparcar su banda, pero sabíamos que tarde o temprano volvería.

Él por aquél entonces decidía retomar su trabajo como compositor de bandas sonoras junto a su fiel colaborador Atticus Ross, donde volvió a dejar muestra de su talento (Globo de Oro y Oscar por su trabajo en La Red Social, score para Los Hombres que no Amaban a las Mujeres o para el videojuego Call Of Duty Black Ops).

Poco después se embarcaría en esa aventura llamada How to Destroy Angels, acompañado de Ross y de su mujer, Mariqueen Maandig, hasta que finalmente recurriendo a viejos conocidos y nuevos colaboradores (Alessandro Cortini y Ilan Rubin, además de Josh Eustis y Adrian Belew),  desenterraba su proyecto con el que hace dos décadas logró deslumbrar al mundo.

“Soy una copia, todo lo que hago ya se ha hecho antes” con estos versos arranca Hesitation Marks, un disco que para algunos ha supuesto cierta decepción al ser su trabajo más comercial, incluir los tics más manidos de su carrera e incluso reciclar viejas ideas, pero a estas alturas de la película, Reznor no tiene que demostrar nada a nadie y nos ofrece argumentos suficientes para salir airoso y con la cabeza alta y volver a demostrar su lucidez.

“Came Back Haunted” y “Copy of A” sus dos primeros sencillos y por qué no decirlo, las dos mejores canciones del disco, habían puesto el listón muy alto y esperábamos más, es cierto. Pero aún así, es plenamente disfrutable el tono casi funk de “All Time Low”, el poso luminoso y noventero de “Everything” o momentos como “Find My Way” o “Satellite” más pausados de lo habitual. Sí, aquí predomina más la electrónica que las guitarras, pero hay espacio tanto para volver a sonar a los Nine Inch Nails más retorcidos (“In Two”)  como para entregar temas plenamente melódicos (“Various Methods Of Scape”), sonidos reciclados o nuevos matices, pero intenciones claramente marcadas en un disco plenamente disfrutable.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply