New Order – Live At Bestival

Posted by Manuel Pinazo on Viernes feb 28, 2014 Under Críticas

New Order / Live At Bestival / Por Manuel Pinazo

Desde la segunda separación de New Order en 2007 no albergábamos demasiadas esperanzas de volver a encontrárnoslos de vuelta. Tras un tiempo a la gresca entre Peter Hook y el resto de sus compañeros, éste se dedicó a montar supergrupos (Freebass) y poco después a destrozar el legado de Joy Division junto a The Light bajo el lema “porque yo lo valgo”, mientras que Bernard Sumner y Stephen Morris fundaron a los efímeros y olvidables Bad Lieutenant. Y así hasta 2011, cuando la eterna formación de Manchester anunció su vuelta para un par de conciertos especiales sin Hook en sus filas, pero con la vuelta de la vieja conocida Gillian Gilbert, ausente en la última etapa de la banda y el apoyo del habitual Phil Cunningham y su nuevo fichaje, Tom Chapman.

Las buenas vibraciones de ambos shows derivaron en una gira internacional que les trajo a nuestro país en 2012 (Sónar y FIB) y ya se anuncia nuevo material para los próximos meses, además de diversas demandas del ausente Hook quien se declara poseedor de al menos un 33% de la banda.

Es una pena que una carrera para enmarcar aún no suficientemente reivindicada (pero tiempo al tiempo), termine derivando en lo que New Order son a día de hoy, a pesar de ello, nos consuela seguir teniéndoles ahí, en cierta forma.

Ahora, a la espera de esas nuevas canciones, podemos echarnos a la boca lo que ha sido una de sus actuaciones más recientes, Live At Bestival 2012, grabado en directo en la pasada edición del festival y como ocurrió con The Cure un año antes, con sus beneficios destinados a la Isle Of Wight Youth Truth.

En él no hay mucho espacio para las sorpresas y nos encontramos desde algunos de sus sencillos más celebrados, empezando por la luminosa “Regret” y siguiendo por las recordadas  “Bizarre Love Triangle”, “The Perfect Kiss” o “True Faith”, sin olvidarnos su tema fetiche e himno más imperecedero, “Blue Monday”, por supuesto. Tampoco faltan canciones de su última etapa como “Krafty” o “Here To Stay” o su recuerdo a Joy Division (“Transmission”, “Love Will Tear Us Apart”).

Del apartado guiños a sus fieles, destaca el rescate de “Isolation” de la época de Closer (1980), la recuperación de ese reverso tenebroso de “Blue Monday” que es “586″ de Power, Corruption and Lies (1983), o la siempre efectiva “Temptation” aquí en una versión de más de 10 minutos.

En definitiva, un directo que a pesar de no ofrecer nada realmente reseñable, hará pasar un buen rato a todos los viejos (y nuevos) seguidores de los británicos.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply