Kim Gordon: La Chica del Grupo

Posted by Manuel Pinazo on Jueves mar 19, 2015 Under Críticas

Por Manuel Pinazo

“Los músicos Kim Gordon y Thurston Moore, casados en 1984, anunciaron que se han separado. Sonic Youth, con Kim y Thurston involucrados, procederá con las fechas de su gira por Sudamérica en noviembre. Los planes más allá de esa gira son inciertos. La pareja ha pedido respeto por su privacidad personal y no desea hacer comentarios al respecto”.

Todos recordamos ese escueto comunicado de finales de 2011 que nos hablaba del final del Sonic Youth, una banda absolutamente seminal en lo que al rock alternativo norteamericano se refiere a lo largo de 30 años.

Ahora, su bajista, la icónica Kim Gordon vuelve al punto de partida para explicar en primera persona no solo lo que supuso el fin de la banda, sino toda una trayectoria durante tres décadas en su autobiografía, publicada en España por la siempre interesante editorial Contra y desde esta semana en las librerías.

Un libro que paradójicamente se abre con la palabra “FIN”, prólogo centrado en la desagradable experiencia de una mujer desolada y agotada, por tener que enfrentarse a dos despedidas en una misma noche, la de su banda sobre el escenario y la del que fue su marido durante 27 años. Aunque realmente todo terminó semanas antes, diversos compromisos les obligaron a cumplir con el final de su gira por Sudamérica.

Así, narra la dificultad de tener que enfrentarse a esos momentos a miles de kilómetros y a la frustración de tener que convivir con un Moore continuamente jactándose de su liberador nuevo estado civil. Finalmente, aquél 14 de noviembre de 2011 todo terminó en Sao Paolo y ese ha sido el punto de partida que la norteamericana ha elegido para contarnos su historia.

Trescientas páginas dedicadas a Coco Moore Gordon, la ya universitaria hija de la pareja y principal sostén en su vida de nuevo plagada de nuevos proyectos.

Quienes busquen en el libro una historia minuciosa sobre Sonic Youth se llevarán un pequeño chasco, ya que nos encontramos ante la historia de la vida de Kim Gordon, donde descubriremos todas las facetas que le han convertido en una artista que más allá de ser “la chica del grupo” no deja de desvelarnos sus inquietudes en lo que a expresión cultural se refiere.

Una narración que arranca en su niñez, que transitó principalmente en Los Angeles a pesar de haber nacido en Nueva York y que le llevó a varios rincones del mundo desde Hawai a Hong Kong, dado el trabajo de su padre. Poco a poco iremos descubriendo algunos sucesos que construyeron su personalidad, como su para muchos habitual inexpresividad, fraguada a causa del tormento a la que le sometió su hermano durante años, un personaje algo trastornado.

Asistiremos a un desfile de personajes que de una u otra forma han pasado por su vida y le han marcado de una forma u otra, desde Danny Elfman (una de sus primeras parejas) mucho antes de convertirse en un afamado compositor de bandas sonoras, al artista y escritor Dan Graham y tantos otros (Tamra Davis, Julie y Daisy Cafritz, J Mascis, Kim Deal, Spike Jonze,…). Nos hablará sin tapujos de su admiración por músicos como Lydia Lunch toda una influencia a la hora de huir del estereotipado concepto de un músico sobre el escenario o de Madonna y su valiente actitud sexualizada. Igualmente despelleja a productos como Lana del Rey que venden su imagen de chicas atormentadas, una negativa inspiración para una juventud dada a la depresión.

Tampoco sale bien parada Courtney Love, a quien a pesar de reconocerle su talento, califica como psicópata narcisista y manipuladora. O al llorón de Billy Corgan a quien nadie de la escena soportaba.

Emotivos e interesantes recuerdos sobre su amistad y conexión con el frágil y escuálido de grandes y brillantes ojos Kurt Cobain, y como no podía ser de otra forma, un recorrido por cada uno de los discos de Sonic Youth desde que Thurston Moore y ella comenzaran como trío junto a Lee Ranaldo y la compañía de distintos baterías hasta que terminaran por convertirse en una de las bandas más grandes del rock alternativo estadounidense. También se habla de sus diferentes proyectos al margen de la banda y del día a día en la vida de un grupo tanto en el proceso grabar un disco o de elegir su portada, a lo que significa girar con un bebé de pocos meses.

Una interesante y muy recomendable biografía en la que Gordon nos cautiva abriendo al gran público sus recuerdos más íntimos en una sincera y desnuda narración, que nos hará venerarla y admirarla aún más.

Imprescindible.

Leave a Reply