Interpol – El Pintor

Posted by Manuel Pinazo on Miércoles sep 3, 2014 Under Críticas

Interpol - El Pintor

Interpol / El Pintor / Por Manuel Pinazo

He de reconocer que mis expectativas con el regreso de Interpol eran altas, sobre todo tras estreno de sus primeros adelantos durante este verano.  El guiño a tiempos pasados de “Anywhere”, la fuerza de “Ancient Ways”, pero sobre todo, el crescendo y la frescura de “All The Rage Back Home”, en mi opinión su mejor canción desde Antics (2004).

Hay una regla no escrita en esto de la música en la que aunque un grupo decepcione y parezca que sus ideas se han secado para siempre, basta con que pasen unos cuantos años para que te hablen de su regreso y vuelvas a sentir interés por ellos.

Cuatro después de su última entrega tras la reedición de su debut en 2012 por su décimo aniversario y otro disco más en solitario de su líder, los neoyorquinos han regresado con el peso de la ausencia de su bajista Carlos Dengler, suplido en el estudio por el propio Paul Banks y han compuesto diez nuevos temas para reivindicar su lugar en una escena que parecía haberles olvidado.

El Pintor (título creado con las letras de su propio nombre) ha sido grabado en los estudios Electric Lady y Atomic Sound de Nueva York con la producción del propio  y las mezclas del ilustre Alan Moulder. Un “back to basics” en toda regla donde vuelven a dar un paso atrás mirando a sus orígenes para volver a encaminar el rumbo. ¿Qué mejor manera de regresar que volviendo a hacer lo que mejor sabes hacer?

El quito disco de la banda dota de un mayor protagonismo a la guitarra Kessler (omnipresente en todas las canciones) y la voz de Banks, dejando la base rítmica en un plano más discreto que antaño. Con la lección aprendida, no se pierden en desarrollos e insípidos adornos que recarguen su sonido y buscan la inmediatez. De este modo conjugan un disco que no se acerca a la inspiración de su primera época, pero al menos se mantiene dignamente gracias a los temas antes mencionados, el poso agridulce de “My Desire”, el brío de “Breaker 1″, los ambientes de “Same Town, New Story”, la cadencia de “Tidal Wave” y el cierre casi épico de “Twice As Hard”.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply