Ilegales – La Vida es Fuego

Posted by Manuel Pinazo on Miércoles abr 8, 2015 Under Críticas

Ilegales - La Vida es Fuego

Ilegales / La Vida es Fuego / Por Manuel Pinazo

Vivimos en una época en la que un día sí y otro también, asistimos a un incesante regreso de formaciones ya desaparecidas que vuelven para una gira o para presentar nuevas canciones. La nostalgia vende y esta oportunista forma de hacer caja, en ocasiones nos depara alguna agradable sorpresa como en el caso de Ilegales, que resucitan con la excusa de presentar un sólido disco que contiene todos los tics que les hicieron grandes.

Ese es justo el valor de La Vida es Fuego su ya décima referencia, que como el propio Jorge Martínez nos contaba hace unos días en una entrevista, se grabó intencionadamente recuperando todas las manías y estilos que han ido conteniendo las canciones de una carrera que arrancaba en 1981 cuando ganaron el concurso rock Villa de Oviedo y que terminaba en 2011, para explorar otros sonidos al frente de los Magníficos.

Basta con encontrarse con los primeros acordes canallas de “Voy al bar” y esas letras marca de la casa “En el bar, la única patria con la que puedes contar (…), no te hagas ilusiones nunca vendrá el futuro a preguntar por ti”, justo lo que esperábamos de ellos, ese rock directo a la yugular y su personal manera de engancharnos con sus mejores armas.

Cualquier fan de los asturianos que se precie disfrutará igualmente con la caústica pieza que da título al disco y con el resto de piezas que se van entremezclando, pasando del poso country de “Vivir sin novia ni reloj”, la contundencia de “Aquel Boogie Pesado”, la frescura de “Regresa a Irlanda” escrita tras escuchar a la típica cantante ñoña de aquellas tierras o “El Souvenir”, que habla sin tapujos sobre la cocaína. También hay espacio para la introspección de “Hacia las Profundidades” y “Las Rosas Trepadoras Asesinas”, sin dejar a un lado esa peculiar manera de analizar las temáticas actuales que nos muestran en “Hipster” o “El Teléfono y el Mal”.

Ilegales han vuelto, aunque para muchos de nosotros nunca se fueron.

 

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply