Depeche Mode – Live In Berlin

Posted by Manuel Pinazo on Lunes dic 15, 2014 Under Críticas

Depeche Mode - Live In Berlin

Depeche Mode / Live In Berlin / Por Manuel Pinazo

En la última visita de Depeche Mode a nuestro país el pasado mes de enero, comparábamos sus directos al cine de Woody Allen, ya que venían siendo prácticamente iguales desde hace dos décadas y aún así seguían sorprendiéndonos: Quien haya disfrutado de los de Basildon conoce de antemano que volverá a cantar el estribillo de “A Question Of Time” mientras Dave da vueltas sobre sí mismo como un poseso, que dará palmas en las partes instrumentales de “Enjoy The Silence”, que gritará desgañitándose “Reach out, touch faith” en “Personal Jesus” o que terminará la noche con un apoteosis final de brazos agitados en “Never Let Me Down”.

Desde hace unos 20 años, en su discografía pasa un poco lo mismo y una vez concluidas sus giras, sus fans esperamos ansiosos el correspondiente directo que complete y cierre el círculo. Algo comenzó tras Music For The Masses (1987) cuando se convirtieron en unas bestias escénicas, como bien quedó reflejado en el descomunal 101 (1989), grabado en el Rose Bowl de Pasadena (California). Y lleva ocurriendo desde Songs Of Faith And Devotion (1993) con la edición del Devotional DVD (1993). Con Exciter Tour llegó One Night In Paris (2002) y cuatro años más tarde, Live In Milan (2006). En 2010 publicaron su concierto de Barcelona de la gira Tour The Universe y ahora, siguiendo la tradición, se publica Live In Berlin, grabado en la capital alemana, ciudad talismán para la banda que pasó allí  largas temporadas al principio de su carrera.

Sin espacio para las sorpresas, pero convirtiéndose en la mejor prueba física que acompañe nuestros recuerdos, incluye 21 canciones en las que vuelven a constatar que los temas de Delta Machine (2013) (“Welcome To My World”, “Angel”, “Heaven”, “Should Be Higher”…) no desentonan con su repertorio clásico, algo que no ha sucedido en todas sus giras. También brillan a gran altura las ya eternas “Walking In My Shoes”, “Policy Of Truth” o la oscura belleza de “Black Celebration”. Nos emocionan las interpretaciones a piano de Martin Gore que desnuda “Shake The Disease” o ese talismán llamado “But Not Tonight” que apareció originalmente como cara B de “Stripped”.

Las versiones remezcladas de “A Pain That I´m Used To” (Jacques Lu Cont Remix) y “Halo” (Goldfrapp Remix) dan paso a una traca final de grandes éxitos sin parangón. Baste nombrar “A Question Of Time”, “Enjoy The Silence”, “Personal Jesus”, “Just Can´t Get Enough o “Never Let Me Down”, para que no sea necesario dar más explicaciones al respecto.  “Goodbye” pone la guinda a casi dos horas de liturgia y devoción que se antoja inagotable y que por derecho propio, les ha convertido en uno de los grupos más grandes del planeta.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply