Bunbury – Madrid, Área 51

Posted by Manuel Pinazo on Lunes feb 16, 2015 Under Críticas

Bunbury - Madrid, Área 51

Bunbury / Madrid, Área 51 / Por Manuel Pinazo

Enrique Bunbury anunciaba hace pocas fechas que una vez terminado el tour de presentación de Palosanto (2013), su último disco hasta la fecha, se apartaría de los escenarios de manera indefinida ya que “otros asuntos musicales y extramusicales, artísticos y mundanos, públicos y privados, nos esperan y nos alejarán de los focos”.

Como testimonio queda el lanzamiento de este Madrid, Área 51, grabado en el Palacio de los Deportes de la capital de España el pasado julio de 2014 en el que hace balance de su trayectoria en solitario, de la que pronto se cumplirán dos décadas. Etapa como solista que para muchos de nosotros ha superado en matices e inspiración a su exitosa época al frente de Héroes del Silencio, sabiendo encontrar su estilo propio y convirtiéndose queriendo o no, en un icónico símbolo de nuestra escena.

Él ha sido capaz de construir una sólida discografía apoyada en su peculiares y en ocasiones histriónicas formas, llena de grandes canciones de marcado tono mestizo, plagadas de influencias y que miran sin tapujos a diferentes estilos y referencias sin resentirse ni un ápice.

Apoyado en sus ya habituales Santos Inocentes, sexteto que le acompaña desde hace más de diez años, el artista maño nos regala un doble CD y DVD con la experiencia completa de lo que son sus directos hoy en día. Más de dos horas de epifanía que destilan sentimiento y corazón y transitan por sus temas más representativos.

De sus recientes sencillos “Despierta”, “Los Inmortales” o “Más Alto que nosotros sólo el cielo”, a las directas “El Club de los imposibles”, “Hay muy poca gente” o “Bujías para el dolor” (con la compañía de Quique González); sin dejar a un lado las sentidas “Porque las cosas cambian”, “Salvavidas” y “El Viento a favor” o los infalibles himnos “Infinito”, “El Extranjero” o una “Lady Blue” en éxtasis colectivo.

Un gran directo, posiblemente el mejor de su carrera, que augura el final de una era o quizás, el comienzo de otra, en lo que a Bunbury se refiere. Veremos.

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply