Björk – Biophilia

Posted by Manuel Pinazo on Domingo oct 16, 2011 Under Críticas

Björk / Biophilia / Por Manuel Pinazo

Mucho ha llovido desde que hace un par de décadas Björk abandonara The Sugarcubes para emprender su carrera en solitario y sorprendernos con una inquietud que parecía no conocer límites. Ahí está su obra para constatar una continua evolución estilística al lado de los cerebros más privilegiados de la escena más avanzada. Discos tan mayúsculos como Debut (92), Post (95), Homogenic (97) o Vespertine (01), forman una influyente y perdurable colección de momentos para el recuerdo.

Pero poco después, más o menos tras el experimental Medúlla (04) su continua capacidad transgresora, unida a lo excéntrico del personaje, terminó por causarnos un tedio difícil de superar que, unido a lo poco inspirado de sus siguientes pasos hace que acojamos con cierta cautela su nuevo proyecto y no sepamos cómo enfrentarnos a él.

Biophilia, séptimo álbum de Björk, es un disco conceptual basado en los fenómenos de la madre naturaleza que ha sido concebido con un iPad. La idea de la artista, es que lo conformen 10 apps diferentes que serán dirigidas desde una aplicación “madre”…  Bien, el problema no es si realmente estamos capacitados para valorar una obra en ese tipo de soportes o si el más común de los mortales está preparado hacerlo, la pregunta es, ¿Realmente nos interesa descubrirlo?

Como en mi caso la respuesta es no, optaremos por desgranar la versión en CD. Diez canciones en los que la de Reikiavik continúa huyendo de los estándares del pop y de los estereotipos, para configurar una colección de temas de electrónica barroca que lejos de su faceta más luminosa, contienen algún que otro momento a destacar.

Un salto sin red en el que vuelve a apostar por caminos enrevesados para mostrarnos la belleza de temas como “Cosmogony” o “Virus”, a remitirnos a sonidos del pasado (“Moon”), a cambiarnos el paso a base de loops y beats machacantes (“Crystalline”, “Mutual Core”), a sumergirnos en parajes oscuros (“Dark Matter”) o a darle protagonismo a su característica voz (“Solstice”).

Complejas estructuras, arreglos majestuosos y colaboraciones de ilustres compañeros (incluyendo a nuestro Guincho) en una colección que suena a fin de ciclo y que está por encima de lo que esperábamos a estas alturas.

ESCUCHA en Spotify: Björk – Biophilia

Publicado en Muzikalia.

Leave a Reply