Ilegales (Sala La Riviera) Madrid 26-11-16

Por Manuel Pinazo el Lunes nov 28, 2016 Categoría Críticas

ilegales-mad2

Agridulce el triunfal regreso de Ilegales, que volvían tras haberse despedido en 2010 y lo hacían con su primer lanzamiento en 12 años, La Vida Es Fuego, un convincente trasiego por todos los caminos por los que ha transitado su música durante más de tres décadas. En un primer momento el disco fue presentado en festivales y posteriormente, el grupo realizaría varias fechas por varios puntos de la península para demostrar cómo es posible seguir en activo después de tanto tiempo, sonar mejor que nunca y mantener la capacidad de seguir creando grandes canciones. Buenos tiempos para la familia ilegal, hasta que todo se truncó aquél terrible 12 de marzo en el que Jandro fallecía inesperadamente un mes antes de arrancar su gira. Y tras “elegir entre depresión y rock and roll” se quedaron con el rock and roll recuperando a Willy, bajista de sus comienzos y decidieron cumplir con sus fans y honrar a su camarada, tal y cómo él hubiera querido.

El sábado en Madrid asistíamos a una nueva despedida en su carrera, al cierre de una etapa que no ha debido ser fácil, pero que se ha completado gracias a una solvente profesionalidad y al apoyo de sus miles de fieles que han abarrotado cada una de las salas por las que han pasado. Las próximas noticias que tendremos de ellos vendrán a principios del próximo año en forma de documental, Mi Vida Entre Las Hormigas, que aguardamos con impaciencia ¿y después? Pues esperamos que nuevas canciones, como la que da título a dicho documental y que estrenaban en La Riviera. Un tema en primera persona que aún augura grandes cosas en el futuro de la banda.

La noche como en cada una de las citas de este tour tuvo más sorpresas, en esta ocasión nos tocaron “África paga” y “El fantasma de la autopista”, poco habituales en un repertorio que durante dos horas recogió lo más esperado de todo concierto de los asturianos que se precie. Desde los himnos “Yo soy quien espía los juegos de los niños” y “Tiempos nuevos, tiempos salvajes”, a las lejanas “Agotados de esperar el fin”, “Europa ha muerto”, “Hacer mucho ruido”, “Eres una puta” o “Todo lo que digáis que somos”.

De las recientes “Voy Al Bar”, “Regresa A Irlanda” y “Si la muerte me mira de frente me pongo de lao”, a la curiosa alternancia en el orden de “Enamorados de Varsovia” y “El norte está lleno de frío” o una “El Demonio” con teclados, que ganó en matices a la versión que ya conocemos. También hubo pogo y descontrol en las aceleradas y necesarias “Dextroanfetamina”, “Revuelta juvenil en Mongolia” o “Bestia, bestia” y claro, en el esperado final antes del cuál afirmaban exhaustos: “hemos venido a sudar, pero no a morir”, concluyendo con “Soy un macarra” y “Destruye”.

Su “Canción obscena” sonaba de fondo mientras se despedían dejando a un satisfecho personal que había disfrutado de dos horas de sonido impecable, dirigido marcialmente por nuestro calvo favorito y su stratocaster. Al fin y al cabo, la cosa salió bien, ¡no te jode!

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

The Cure (BEC) Barakaldo (Bizkaia) 24/11/16

Por Manuel Pinazo el Viernes nov 25, 2016 Categoría Críticas, Música

thecure_bilbao-4

Cuatro días después de su concierto en Madrid nos reencontrábamos con el #TheCureTour216, que regresaba a nuestra geografía previa escala en Lisboa el pasado martes y tal y como comentamos entonces, volvía con un repertorio con importantes novedades respecto de sus anteriores citas.

Algo muy de agradecer en una banda con una gira de más de 30 fechas y una vasta trayectoria como ellos, se esfuerza por no realizar el habitual show con mínimas variaciones y nos cautivan con varios ases en la manga que hacen las delicias fiel audiencia. En Barakaldo (Bilbao), las bajas temperaturas y un BEC con un cuarto de las entradas sin vender podían presagiar una velada fría, pero el resultado fue uno de los setlists más emocionantes que recordamos a los de Crawley.

Si en el Barclaycard Center de Madrid (y en Lisboa) abrían con “Tape”/”Open” y “High”, la noche del jueves fue la de Disintegration (89), del que sonaron nada menos que ocho temas. Esa gloriosa tripleta inicial “Plainsong”, “Pictures of you” y “Closedown” (¿cuántos discos conocéis con un comienzo a la misma altura?) ya anticipaba una noche de atmósferas y de oscura melancolía. Robert Smith había recuperado la voz y pudo llegar a las notas altas de “The Baby Screams” o al esperado alarido de una “Prayers for Rain” majestuosa.


vídeo grabado allí por mi

Fue toda una sorpresa reencontrarnos con la ensoñadora “If Only Tonight We Could Sleep”, con la recuperación de uno de los singles fetiches del grupo, “Charlotte Sometimes”, el rescate de “Jupiter Crash”, la mejor canción de Wild Mood Swings (96) o una “Disintegration” con la que culminó el tramo principal del show.

El primero de los bises fue en exclusiva para Seventeen Seconds (80). Un trayecto por las texturas de la siniestra “At Night”, la efectiva melancolía de “M” y las impecables “Play For Today” y “A Forest”. Volvió a sonar “Burn”, esa pieza perdida de la banda sonora de El Cuervo cuya base rítmica hizo temblar el recinto, y el guiño a los momentos más populares de su discografía llegó al final, como es común en este tour, añadiendo la festiva “Hot, Hot, Hot” al un lote que volvió a llevarnos de paseo por “Lullaby”, “Friday I’m in Love”, “The Walk”, “Close To Me”, “Boys Don’t Cry” y “Why Can’t I Be You”, que no podían dejar de sumarse a una cita que tardaremos en olvidar y que se complementó perfectamente con la vivida cuatro días antes. Próxima parada, Barcelona.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

The Cure (Barclaycard Center) Madrid 20/11/16

Por Manuel Pinazo el Lunes nov 21, 2016 Categoría Críticas

Como no podía ser de otra manera la nueva gira de The Cure, que llega 8 años después de 4:3 Dream (2008) ha generado una gran expectación. Ellos no necesitan venir con un nuevo trabajo que presentar (quién sabe si el anunciado 4:14 Scream hace un par de años será editado finalmente), para llenar con meses de antelación recintos como el Barclaycard Center de Madrid, en el que inician su paso por nuestra geografía y que aún tendrá paradas en Bilbao y Barcelona.

Un nuevo tour en el que podemos escuchar sus temas de siempre, otros menos habituales, rarezas y lo más importante, canciones nuevas, que hacen mantener la fe a sus incondicionales ante lo que podría ser una nueva obra de los de Robert Smith. El The Cure Tour 2016 arrancó hace unos meses en EEUU y tras un par de paradas estivales en Australia y el Bestival británico, llegaba a Europa el pasado octubre con la misma peculiaridad: conciertos cercanos a las tres horas de duración, con hasta tres bises y diferentes selección de canciones para cada uno de ellos.

En Madrid, los viejos del lugar arrancamos la noche viajando a aquél 6 de noviembre de 1992 en el extinto Palacio de los Deportes sobre el que se edificó el ahora llamado Barclaycard Center, y lo hicimos gracias al mismo inicio, con los acordes grabados de “Tape” que daban paso a los dos primeros temas de Wish (92), una “Open” en la que su “and the way the rain comes down hard, it’s how i feel inside” venía al pelo dada la que estaba cayendo en el exterior del recinto y la resplandeciente “High”. Un sonido limpio y contundente, que gana en matices con la presencia del solvente Reeves Gabrels y un Smith algo contenido en la forma de cantar, -suponemos para aguantar lo bien que aguantó durante las 31 canciones que nos ofrecieron-, dieron paso a los primeros momentos emocionantes de la noche.

Con The Head On The Door (1985) como protagonista, nos regalaron la melódica “A Night Like This”, ese chute de energía que es “Push”, la oscura belleza de “Kyoto Song”, la esperada “In Between Days” y una “The Blood” que no podía faltar a la cita y que interpretaban por primera vez este año. Esta no fue la única sorpresa que nos llevamos, porque a continuación tocaban la poco habitual “The Caterpillar” por la que no pasa el tiempo. Un inicio luminoso, que acompañaron con otros tres valores infalibles, “Pictures Of You”, “Lovesong” y el primer apoteosis, “Just Like Heaven”.

Pasaron de puntillas por sus últimos álbumes (obviando por completo The Cure (04) y Wild Mood Swings (96)) dándonos la cara con la evocadora “The Last Day Of Summer” y la cruz con la anodina “The Hungry Ghost”, que demostró dada la fría reacción del respetable, que su última obra no estaba a la altura.

La primera parte del show se adentraba en los territorios más siniestros con la enrevesada “From the Edge of the Deep Green Sea”, que dio paso a una tremenda “One Hundred Years”, sin duda uno de los grandes momentos de la noche. El conjunto se cerró con la guitarrera “End”, con la que abandonaron el escenario tras hora y media de concierto.

El primero de los bises empezó con un tema nuevo, “It Can Never Be the Same” en el que recuperan las atmósferas de sus mejores obras y que nos deja con la esperanza de quitarnos el mal sabor de boca de su último lanzamiento. Otra de las curiosidades fue recuperar “Burn”, tema de la banda sonora de The Crow que editaron en 1994 y que sonó arrolladora. El fin de esta primera parada nos llevó hasta Seventeen Seconds (80) recuperando los ambientes de “Play for Today” con la audiencia coreando sus teclados y la mítica “A Forest” con un Simon Gallup mayúsculo, como es costumbre en él.

El segundo acto volvió a sonar arrollador con la retorcida “Shake Dog Shake”, el tema que daba título a su debut (“Three Imaginary Boys”) y la densidad de “Fascination Street”, otro valor seguro. Los guitarrazos de “Never Enough” y “Wrong Number” cerraban el penúltimo acto dejándonos con ganas de un epílogo a la altura y así fue.

La total celebración llegaba al final, cuando rescataron su cara más comercial para contentar a todas las audiencias. Sonaron “Lullaby”, “The Walk”, la exitosa “Friday I’m in Love” y una algo apagada “Boys Don’t Cry” para terminar la fiesta con las efectivas “Close to Me” y “Why Can’t I Be You?” que dejaron a sus fieles exhaustos de puro gozo.

Veremos qué sorpresas nos deparan para sus dos siguientes paradas por estas tierras.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

‘Conexiones’ MZK: The Cure, sus mejores discos

Por Manuel Pinazo el Jueves nov 17, 2016 Categoría Críticas, Música

Vuelve Conexiones, el podcast de Muzikalia. Te traemos un programa especial con motivo de la nueva gira de The Cure que actúan en nuestro país el próximo domingo día 20 de noviembre (Madrid, Barclaycard Center), el jueves 24 (Bilbao, BEC) y el sábado 26 (Barcelona, Palau Sant Jordi).

En un episodio más largo de lo habitual, vamos a repasar sus casi cuarenta años de carrera viajando por todos sus discos, del más modesto al mejor, con una parada igualmente en sus mejores caras B. Lo haremos escuchando algunos de los temas que más nos gustan de cada uno de sus álbumes, dejando a un lado los singles y los más populares.

Así que ya lo sabes, si eres fan de Robert Smith y compañía, ponte cómodo y acompáñanos en este trayecto por toda su discografía.

Suscríbete a ‘Conexiones’ para estar atento a los nuevos programas que vayamos publicando. Ayúdanos a tener más visibilidad dándole al “Me gusta” del programa en Ivoox.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

Hope Sandoval & The Warm Inventions – Until The Hunter

Por Manuel Pinazo el Domingo nov 13, 2016 Categoría Críticas

Hope Sandoval & The Warm Inventions – Until The Hunter / Por Manuel Pinazo

La voz de Hope Sandoval lleva acompañándonos desde hace más de dos décadas, ya sea en su banda Mazzy Star, en los The Warm Inventions, que comparte con su amigo y batería de My Bloody Valentine Colm Ó Cíosóig o en sus múltiples colaboraciones que a lo largo de los años ha realizado para The Jesus & Mary Chain, Massive Attack, Air, The Chemical Brothers, Death In Vegas, Vetiver y tantos otros.

Desde siempre ha demostrado tomarse las cosas con el tiempo que merecen. Así, si el pasado 2013 Mazzy Star regresaban después de 17 años con Seasons Of Your Day, ahora llega el momento de dar continuación a Through The Devil Softly (2009) y entregarnos el tercer disco de su antes mencionado proyecto The Warm Inventions.

Until The Hunter no deja espacio para las sorpresas y nos ofrece once paisajes entre el folk y el country ensoñador, empapados en la bella oscuridad que se le supone. Esas baladas silenciosas, que arrancan con el hipnótico mantra de la fantasmal “Into The Trees” y que lo mismo nos recuerdan a Mazzy Star en la folkie “The Pleasant”, que adquieren un tono casi de trovador en “Wonderfull Seed”.

La lírica “Let me get there” junto a Kurt Vile es otro de sus puntos fuertes, al igual que el brillo melódico de “Day Disguise” o los ambientes nocturnos de “Salt Of The Sea” y “The Hiking Song”. Sin dejar a un lado las palmadas de “I took a slip” y los contenidos guitarrazos de “Liquid Lady”, con la que concluye un notable trabajo sin desperdicio, algo por cierto, que no ha dejado de suceder desde el primer momento en el que Hope Sandoval se cruzó en nuestras vidas.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

The Wedding Present – Going Going

Por Manuel Pinazo el Lunes nov 7, 2016 Categoría Críticas

The Wedding Present / Going Going  / Por Manuel Pinazo

Si te enfrentas al nuevo disco de The Wedding Present sin haber leído ni escuchado nada sobre él, quizá te lleves un pequeño susto, ya que no te toparás -de primeras- con esa colección de trallazos de pop guitarrero a los que el grandullón de David Gedge nos tiene acostumbrados desde hace más de 30 años. Pero que no cunda el pánico, esa extrañeza dura los apenas 15 minutos de sus cuatro primeros cortes, prácticamente instrumentales, para que posteriormente las cosas vuelvan a su sitio, o al menos, al que todos esperábamos.

Going Going, noveno trabajo de la formación británica es un notable regreso que incluye nada menos que 20 canciones en las que tocan todos los palos imaginables en su habitual paleta de sonidos; a medio camino entre la épica, la intensidad y la emoción. Ellos han vuelto para recordarnos lo grandes que son, y lo hacen pasando del jangle pop tan característico de “Two Bridges”, “Birdnest” o “Bear”, a la brillante ironía de “Bells” (“I only called you darling as I’d forgotten your name, what a total unqualified disaster this all became”); haciendo parada en el punk de “Secretary” o ablandándonos el corazón con la romanticona “Little Silver” y la bonita “Rachel”. Pasando igualmente del tono postrockero de “Kittery”, al piano y las cuerdas de “Sprague” o a esos cambios de ritmo que nos recuerdan a Seamonsters (91) de “Santa Monica”, con la que se cierra hora y cuarto de lo más inspirado. Aunque nos atrevemos a afirmar que si lo hubieran dejado en 30-40 minutos el conjunto hubiera ganado en contundencia.

En la continuación de Valentina (2012) los de Leeds entregan un álbum en el que cada una de sus canciones viene acompañada de su pieza visual, todas ellas recogidas en un viaje por los EEUU el pasado 2014 junto a la fotógrafa Jessica McMillan, compañera de la banda desde hace tiempo. Por ello, si tienes ocasión, es mejor que intentes disfrutar de ellas acompañadas de sus imágenes.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

Depedro – El Pasajero

Por Manuel Pinazo el Viernes oct 28, 2016 Categoría Críticas

Depedro / El Pasajero / Por Manuel Pinazo

 Jairo Zavala parece empeñado en reivindicarse como uno de nuestros abanderados de la multiculturalidad más diversa en cada una de sus entregas. Con su ya cuarto trabajo, El Pasajero, continuación de La increíble historia de un hombre bueno, nos invita a viajar con él a diversos rincones por los que transitan sus poco más de cuarenta minutos.

Un disco grabado en analógico en un estudio de Tucson junto a sus amigos Joey Burns y John Convertino de Calexico y con la participación de Tom Hagerman de Devotchka, que no pierde fuelle según van transcurriendo sus canciones, más bien al contrario. Porque si en su comienzo con “Panamericana”, toda una puesta de largo de la ruta que nos propone haciendo referencia a la carretera que recorre el continente americano de norte a sur, parece que estamos ante una obra en la línea de las facturadas últimamente por artistas como Xoel López o Bunbury –invitado en una de las canciones–, con el paso del minutaje nos encontramos con varias pruebas del eclecticismo que atesora la cada vez más sólida propuesta de Depedro.

Y es que el madrileño va hilando historias y poco a poco va enviándonos diferentes postales de un trayecto en el que todo cabe. Apoyado en unos sobervios arreglos en su potente chorro de voz, pasa de la pegadiza “¿Hay algo ahí?” a la nostalgia de “La Casa de Sal” o a sonar cincuentero en “Acuérdate”. Lo mismo juguetea con el africanismo en “Gigante”, que bebe de esas músicas y las conjuga con ese poso fronterizo que tan bien conoce en “Antes de que anochezca”. Para volver a detenerse en Centroamérica en esa notable “D.F”, con la participación de Bunbury o entregar piezas tan luminosas como “Solo en sonido” o tan frágiles como “Miedo”.

Uno de los grandes discos de este año.

Publicado en Muzikalia.

 

Tags : | comenta