Ilegales (Teatro Barceló) Madrid

Por Manuel Pinazo el Viernes abr 29, 2016 Categoría Críticas

Por Manuel Pinazo

Ilegales regresaban a Madrid agotando las entradas con casi tres semanas de antelación. No estaba muy lejana su despedida de los escenarios en la Sala Penélope de la capital hace cinco años y el pasado, ya se habían presentado tras su resurrección en la sala Joy Eslava (para prensa y quienes compraron su disco anticipadamente) y en el festival Mat Mad, junto a Kiko Veneno, Los Enemigos y otros.

La noche era especial por varios motivos, tal y como adelantamos en un artículo hace algunos días y aparte de lo queridos son por estos lares, la pérdida de su bajista Alejandro Blanco hace pocas semanas había sido un golpe terrible para la formación asturiana y para toda la familia ilegal, con lo que era una obligación estar ahí arropándoles y dándoles el apoyo que necesitaban además de una buena ocasión para reencontrarnos con Willy Vijande, que 23 años después regresaba como si nada hubiera cambiado.

A Jorge Martínez se le vio tocado y menos hablador de lo habitual, agradeciendo el apoyo y justificando el haber elegido continuar con la gira. Es lo que dan las tablas y tantos años de oficio, que hicieron que a pesar de alguna letra olvidada o un acorde antes de tiempo, esa infalible máquina de rock and roll empezara a funcionar y nos brindara 90 minutos intensos en los que los que disfrutamos todas las caras que nos han dado sus 35 años de su carrera.

Abrieron con “Los Chicos Desconfían” y “Voy al bar” y poco a poco fueron llegando todos los hits que se presuponen a un concierto ilegal (“Agotados de esperar el fin”, “Hola mamoncete”, “Europa ha muerto”, “Hacer mucho ruido”, “Eres una puta”, “Todo lo que digáis que somos”…). Sorprendieron con la inclusión de canciones poco habituales en su repertorio como “Un Invasor en la Capital”, “El número de la bestia”, “La Chica del Club de Golf” o la tremenda “Sin Remedio”, con la que abrieron el bis. Enlazaron no sabemos si premeditadamente o inconscientemente “Si la muerte me mira de frente me pongo de lao” y “Saber vivir” (“es ir hacia la muerte alegre y despreocupado como si fueres a la muerte de otro”) que fundieron con una majestuosa “Enamorados de Varsovia”. Y se mostraron poderosos en los momentos más potentes de la velada: “Chicos pálidos para la máquina”, “Revuelta juvenil en Mongolia”, “El demonio” o “Bestia, bestia”.

Tampoco se olvidaron de los dos himnos atemporales “Tiempos nuevos, tiempos salvajes” y “Yo soy quien espía los juegos de los niños” y culminaron con la esperada dupla “Soy un macarra” y “Destruye”, pogo colectivo incluido.

No fue su mejor concierto, pero sin duda, fue uno de los más emocionantes que les recuerdo. Grandes de España.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

Entrevista a Chucho

Por Manuel Pinazo el Miércoles abr 27, 2016 Categoría Críticas

Por Manuel Pinazo

“Un disco tiene que ser fiel y reflejar de verdad lo que eres en ese momento y eso es Los Años Luz”

Chucho han vuelto con Los Años Luz, su primer material doce años después de Koniec (2004). Ellos, una de las bandas trascendentales de nuestra escena durante la década de los 90 y primeros dos mil, se separaron un año después de aquel disco y Fernando Alfaro comenzó su carrera en solitario y puso en marcha diversos proyectos que incluyeron una última gira de Surfin’ Bichos en 2006 y una vuelta con sus actuales compañeros en 2013 que ha terminando derivando en estas canciones.

Aprovechando su publicación, hemos querido reencontrarnos con él para que nos hablara de su hiperactividad creativa y para echar la vista hacia el pasado y el futuro y como siempre es habitual con Alfaro, para conversar de todo lo que fue surgiendo.

Fernando, llevas unos años que no paras quieto…

Sí, han sido unos años intensos. Desde que grabé mi primer disco en solitario o no sé si decirte que el segundo, porque el primero estaba acreditado como Fernando Alfaro y Los Alienistas (2007), que era la banda que me acompañaba en aquellos momentos…, hice La Vida es Extraordinaria y Rara en 2011, que además ese disco se retrasó porque me rompí la muñeca y tuve el brazo escayolado 6 meses. Me rompí una vez y cuando me quitaron la escayola hice un par de conciertos y me volví a romper la mano, lo que retrasó que hubiera salido antes. Pero salió e hicimos su gira y justo después hice el proyecto con Joe Crepúsculo (Alfacrepus, 2012) y otras colaboraciones más. Cuando ya estaba preparado para grabar mi siguiente disco, el que luego fue Saint Malo, surgió lo de hacer la gira de reunión de Chucho, así que pospuse el disco y estuve haciendo alguna colaboración más. Cuando por fin me puse a grabar Saint Malo lo compatibilicé con la gira del 25 aniversario de La Luz en tus Entrañas, primer disco de Surfin’. Entonces tocaba los 10 temas del álbum y los alternaba con las canciones que estaba grabando y funcionaba muy bien el repertorio, es curioso.

No dejan de ser todas ellas canciones tuyas…

Sí, pero con 25 años de diferencia y la verdad es que la cosa tenía mucho sentido, se potenciaban unas a otras. Fue un experimento que a mi me dio muchas claves de cómo las canciones pueden dar saltos en el tiempo enormes que luego he terminado utilizando en discos posteriores. Sin ir más lejos en este último de Chucho. Este tipo de elipsis, que es un poco de lo que habla Los Años Luz, todo este espacio sideral de 12 años que en realidad es como si lo hubiéramos recorrido muy rápido.

Esta actividad frenética yo creo que no la habías tenido nunca

No, antes llevaba el ritmo habitual que se llevaba. Es que era así. Aparte también está el hecho de que yo hasta 2005 tenía otro trabajo que me ocupaba un tiempo y no necesitaba tener una actividad tan constante como ahora.

Ya vives de la música

Sí, desde hace unos doce o catorce años vivo de esto, lo que me permite dedicarle más tiempo y poder hacer más cosas que no podía hacer cuando tenía otro trabajo. También supongo que es una cuestión personal, ahora me siento más animado, más centrado de alguna forma también. Y lo que comentaba, antes me regía por los cánones de lo que se hacía en aquél momento. Antes hacías un disco, la gira de ese disco y punto. Ahora se ha desordenado un poco el esquema, funciona de otra forma y es más rápido todo. Es curioso pensar en Saint Malo, que parece que ha pasado ya mogollón desde que se publicó, y falta un mes para que haga un año, es decir ¡que tiene meses!

Sí, recuerdo que a finales del año pasado estábamos hablando en la revista de tu concierto en Barcelona presentando el disco acompañado en el cartel por Joaquín Pascual y esos mismos días, aparecían los vídeos de la grabación del disco de Chucho en Instagram… pareces Damon Albarn

(Risas) Ya, me voy a volver loco. Porque yo no estaba acostumbrado a este rollo, a diversificarme tanto. Soy una persona con un temperamento más obsesivo y prefiero centrarme en una sola cosa y llegar hasta el final y luego ya pasar a otra. Pero ahora por las circunstancias tengo que hacer más cosas y bueno, uno se adapta. Los animales nos adaptamos.

Dado este ritmo, seguro que tienes ya más lanzamientos previstos

Ya tenemos proyectos… hay un par de Eps tanto míos como de Chucho que están por llegar. Lo primero será un 7” con “La Luna Aplastada” en la que se habla de “los años luz”, por cierto y tres temas inéditos, a modo de cierre de lo que fue Saint Malo. Porque aunque ahora haya vuelto con Chucho, voy a dejar abierta mi carrera en solitario, que continuará más adelante.

Chucho volvisteis en 2013 con una gira que pasó por bastantes salas y festivales, ¿La intención era solo volver a tocar juntos o pensasteis en grabar nueva música también?

Sí, yo ya desde muy al principio de la gira les plantee que me apetecía grabar con ellos material nuevo porque veía que estábamos a gusto tocando juntos de nuevo. Y en un primer momento, tenía la intención de hacer algo que nunca había hecho, que era orientar las canciones que tuvieran ese cierto punto más oscuro. Luego me di cuenta de que no me gustaba la historia esa, de hecho en todos los grupos que he tenido cabe de todo, tú lo sabes, desde Surfin’ Bichos a ahora pues no sé, desde “Mi Refugio” a “Qué clase de animal”, en todos hay esos contrastes…

Temas muy diferentes, o muy melódicos o muy salvajes

Claro. Cualquier canción que fuera real, que tuviera cosas que decir, tiene cabida en los discos que he hecho. No hay parámetros estilísticos ni prohibiciones de ningún tipo. Por eso tampoco me sentía a gusto intentando tener que sonar de cierta forma. Hay algunas canciones de esa onda y un rollo más oscuro que finalmente las he metido en el disco, pero muchas otras fueron surgiendo después de terminar el Saint Malo y he visto que encajaban. Y es que nunca he sido de los de “voy a hacer una canción tal”, no. No funciona así, no me llena. Tampoco hay una dicotomía entre canciones anteriores y nuevas que tengan un carácter marcado cada una, sino que hay también canciones que son más pop. Yo vi un poco el repertorio que tenía, las canciones escritas y se lo propuse a Javi y Juan Carlos, ¿Por qué no hacemos un disco con los mejores temas que tengo ahora? Y les pareció perfecto. Y es que Chucho siempre fue eso y es lo que le daba el carácter. Lo que hace muchas veces que las canciones que tienen más extremos tengan más sentido todavía.

Y eso que la gira de reunión vino con la intención de recuperar vuestro lado más contundente

Sí. Cuando hicimos la reunión el impulso que tuvimos fue hacer esto. Retomar el sonido primitivo y de hecho la imagen icónica fue recuperar la imagen del primer EP que hicimos donde sale el perro infernal y era la idea fuerza de aquel tour, solo que en realidad luego estaba todo el repertorio y todos los hits, o lo que podíamos llamar hits (risas) con lo que había de todo. Pero esa era un poco la intención, ser esa máquina de hacer rock muy intenso y luego tener aparte mi banda en Barcelona para mi trabajo en solitario. Pero a la hora de ponernos a ello no me sentía cómodo con ese rollo, no me parecía real ni sincero. Sé que algunas de estas canciones las podría haber grabado en solitario perfectamente, pero grabándolas con ellos iban a sonar especiales y así ha sido. Además, tenía la necesidad de hacerlo.

En 2013 grabasteis una canción a modo de aperitivo, “Huracanes con nombre”, que finalmente ha quedado fuera

Sí. Alguna vez quizá la retomemos porque solamente está en digital, sin haberse editado en formato físico y está como en el aire. De hecho aparte de esta había otra serie de canciones que tenían algunas un punto más punk, otras más oscuras, psycho blues y un poco el rollo retorcido nuestro, que eran de épocas anteriores, que habíamos grabado en demos y no habían salido a la luz y que pensábamos rescatar, pero al final las hemos dejado un poco aparcadas para dar cabida a las nuevas que tienen otro aire, que quería que le dieran el punto fosforescente que hay aquí (y señala a las flores azuladas de la portada del disco).

La portada me ha sorprendido, acostumbrado a ver las de Aramburu, pero Aramburu no debe hacer ya, ¿no?

No, él no hace ya portadas. Esta la ha diseñado Ana Cuevas, que es la diseñadora de Tejido de Felicidad (1999) y de Hermanos Carnales (1991).

Hay canciones como “Cosas hermosas” o “Los rayos” que encajarían perfectamente en Saint Malo

Son las canciones que estoy componiendo recientemente, para mi no hubiera sido sincero reservarlas para otro disco mío y buscar otra cosa con Chucho porque sí. Me parecía como forzado. Yo creo que un disco tiene que ser fiel y reflejar de verdad lo que eres en ese momento. Además es lo que te he comentado antes que pasaba con Surfin’ Bichos y pasa con Chucho, me gusta que haya esos contrastes.

De hecho creo que este disco recuerda a todo lo que llevas haciendo desde hace 30 años, tiene todas tus caras

Puede ser. Aquí solo intentábamos tener una producción distinta a las habituales. Si hay algún disco de mi carrera que suene especial ese es el primero (La Luz en Tus Entrañas) cuya producción es una auténtica marcianada. El Fotógrafo del Cielo suena más particular y podría parecerse más a este, aunque este tiene un mejor trabajo de producción.

Me ha llamado la atención que en canciones como “Viva Peret” o “Flores sobre el estiércol” tienes un acento casi charnego, ¿tanto te ha influido irte a vivir a Barcelona?

Sí… me lo dice mucha gente tío. El hecho de venir del sur e irte a una ciudad del norte… de eso hablaba mucho en Saint Malo, del viaje del sur hacia el norte y viceversa. Una especie de viaje circular. Es una cosa que me pasó también en el disco anterior que a lo mejor no se nota tanto por la producción, pero es que canciones como “Velero” cuando las toco en acústico parecen una rumba también, la estructura rítmica, los acordes y todo, aunque no el estribillo. Y en esa canción me pasaba y me pasa en estas, que me sale acento andaluz y es raro porque no es mi acento. Yo tengo un deje sureño, pero no tengo un acento marcadamente andaluz y en estas canciones que me comentas incluso al grabarlas intentaba que no fuera así, pero no podía evitarlo, no me salía y nada,… pues en andaluz (risas).

Sí, eso es lo que le pasa a Chinarro en sus últimos discos en los que se ha soltado, pero es que él es andaluz…

Sí o Jota, que se le nota más cuando canta con Los Expertos que le sale el acento granadino. Pero es lo que dices, joder, ellos son andaluces (risas). Yo creo que probablemente el rollo desubicado que tengo de inmigrante en Barcelona siendo del sur me ha debido influir. Porque aparte allí hay una cultura muy fuerte andaluza, vamos de hecho en Barcelona se ha celebrado la Feria de Abril, cosa que en Madrid no se hace.

Volviendo a la producción, habéis trabajado con Paco Loco por primera vez, ¿qué tal la experiencia?

Muy bien. Antes me decías que el sonido de Los Años Luz no se parece mucho a Chucho, es algo totalmente premeditado. Queríamos estar en otro sitio y no queríamos sonar como siempre. Evidentemente las canciones iban a marcar un carácter, porque no solo las he compuesto yo, sino que las hemos tocado las mismas personas que tocábamos las anteriores, pero están tocadas de otra forma distinta y tienen otra vuelta de tuerca y ahí es donde se nota la producción de Paco Loco.

Nosotros en su día elegíamos a Kaki Arkarazo porque era muy poco invasivo. Él es un ingeniero de sonido que te graba de puta madre y te hace sonar contundente y compacto, pero no intervenía en lo que es la grabación. Es decir, no te cambiaba patrones de batería o cosas así, apenas lo hacía. Él tiene una filosofía un poco como la de Steve Albini, de grabar tu esencia y como suenas sin intervenir. Y nosotros le buscábamos justo por esto. Pero en este caso hemos buscado justo lo contrario, alguien que nos coja y nos de una vuelta y que nos lleve a otro sitio. Aunque no habíamos trabajado antes con Paco buscábamos alguien con quien compartiéramos ideas y background musical y así ha sido.

Curioso que en tantos años no hubierais trabajado juntos

Ya. Con Juan Carlos por ejemplo hemos tenido mogollón de conversaciones sobre qué referencias teníamos para mogollón de partes de canciones que veíamos cómo darles la vuelta, etc o arreglos concretos. Ha sido un rollo muy cómplice.

Una buena experiencia entonces

Sí, sin duda. Además sabes a lo que vas, no vas a buscar una producción cristalina o algo estándar. Vas a tener una producción especial que suene un poco fuera de tiempo, antiguo y a la vez súper moderno, precisamente por eso. Porque además él está muy al tanto de buscarte una referencia ya sea de hace 50 años o de hace cuatro días.

Viendo tu evolución se entiende la coherencia de tus últimos pasos. Muchos parecen que se han quedado con la imagen de aquél Fernando Alfaro chungo y atormentado de sus comienzos. Lo que narrabas el año pasado en el libro de Nando Cruz de La Historia Oral del Indie y otras veces… ahora eres otra persona

Joder, es que si siguiera así estaría muerto (risas), eso no hay quien le aguante.

Bueno, ahí tienes a Jorge Ilegal que tiene 10 años más que tú

(risas) Es un ídolo. Jorge es la bomba.

Me acuerdo que te entrevisté hace unos 15 años al publicarse Diarios de Petróleo y al preguntarte sobre ser un artista maldito y te jodió mogollón

Joder es que es una putada eso, es que te echan una maldición (risas).

Ya, me decías que eras feliz y haciendo música mucho más. Y así es como te veo ahora

Claro, es que de eso se trata y no me gusta esa etiqueta, también es algo que dicen siempre de Nick Cave y no lo entiendo. No me gusta nada eso del “malditismo”.

Viendo ese paso del tiempo, esos 30 años que hace del debut de Surfin’, 21 desde que debutasteis con Chucho, ¿Cómo ves que ha cambiado la industria en ese tiempo?

No tiene nada que ver. Pero no solo la industria, la vida en general, todo. Es que cuando nosotros empezamos es que no existía Internet. No es que no hubiera redes sociales, es que no existía Internet. Los ordenadores eran MS-DOS, eran prácticamente máquinas de escribir. La promo antes la hacía la compañía y ahora te toca hacerlo a ti (risas) y te quita mogollón de tiempo, que es una putada.

Tú mismo llevas tus redes, ¿no?

Sí. Me parece necesario, pero me jode porque me quita mucho tiempo. Pero también es disfrutable, porque estás ahí, ves cosas… me gusta estar en redes sociales. Intento no viciarme mucho porque ha habido épocas en las que he estado mucho tiempo ahí y prefiero leer más, tocar más, escuchar música, vivir y ver a los amigos.

Ahora, como decías antes, vives de la música y tienes que encargarte de todo más horas, claro

Sí, todo ha cambiado mucho y aunque tengo que tocar mogollón, no me quejo. Hay otros sectores que están fatal. Ahora hay que trabajar mucho más por menos dinero, es la lowcostización de la vida.

Volviendo de nuevo la vista atrás a cuando empezasteis, me decía Loquillo hace unos meses en una entrevista que uno de los errores del indie fue “matar al padre” y renunciar a todo lo anterior

Es algo muy español eso, sí. Que además se hace en todas las ramas de la cultura, aunque en el pop donde más que es lo que yo conozco más de cerca. Es algo que reivindica mucho Fran Nixon: no conocemos nuestra cultura pop de los 60 que había cosas súper interesantes. Nos ha costado dios y ayuda aceptar el flamenco como parte de nuestra cultura también, ahora ya es casi al revés. Este cainismo es muy nuestro, pero bueno a mi me gusta como somos (risas) y eso en otras culturas no pasa, la verdad.

Tú ya con el tiempo que llevas ya eres un padre, una influencia para las bandas jóvenes

No sé, a mi no me dicen eso o al menos, yo lo he vivido siempre con bastante perplejidad, porque nosotros cuando empezamos el indie eran los sellos indies, que habían empezado en los últimos 70. Entonces el indie era una forma de hacer, no era un tipo de música que es algo que en 20 años ha ido derivando a lo que ahora se entiende por esa escena. Antres a nadie se le llamaba indie, era algo que no existía. Primero empezó como alternativo y terminó derivando en esto. Cuando yo empecé con Chucho nos sonaba muy raro y sobre todo Javi y Juan Carlos no se sentían nada cómodos con ello. Juan Carlos venía del mundo mod y luego se metió en el rollo hip hop y tal, pero es un tío con una cultura musical súper amplia que abarca mogollón de estilos y esa etiqueta se le quedaba muy pequeña. Y para Javi era totalmente ajena, él venía del metal y todo esto, aunque también de la música disco, unos gustos muy locos.

Mira, recuerdo que el productor de nuestro primer disco, 78 (1996) Matt Kemp nos decía “¿pero qué tipo de música hacéis?” y no sabíamos explicarle, entonces lo escuchó y dijo, “indie rock, ¿no?” y nosotros “¡qué?” era algo que nos extrañaba. Luego reflexionando sobre ello, yo entiendo la independencia y me identifico con ello como alguien con libertad absoluta para manejar todos los frentes que quieras y poder hacer lo que te de la gana hasta las últimas consecuencias.

En tu caso haces todo, hasta la promo en redes

Sí, pero no me refiero solo al Do it yourself, sino a nivel musical, tener la libertad absoluta de poder hacer “Inés Groizard” con un rollo casi doom metal o luego hacer “Magic” y que suene como Chic, rollo Bernard Edwards y tal. Eso para mi es ser indie. Independiente de todo lo demás.

Es que la etiqueta indie nunca ha estado clara

No. Yo aparte reconozco haberme sentido siempre más afín al llamado indie americano que al británico, prefiero cosas actuales más locas tipo Ariel Pink o Mac DeMarco cuyas referencias son toda la historia de la música y un rollo muy libre. Para mi el ser indie lo identifico con ser libre y ahora es todo lo contrario, una especie de cliché y me parece muy pobre.

Algo que comentaba Lenore en su libro Indies, hipsters y gafapastas

Sí, lo hacía reduciéndolo mucho, pero en algunas de sus tesis coincido, sobre todo en lo que te digo del cliché. En otras no.

¿Cómo verías un documental sobre tu vida, ahora que están tan en auge estos documentos musicales?

Bueno, de nosotros hicieron (de Surfin’ Bichos) el Buzos Haciendo Surf, que recogía la gira de reunión de 2006 y nos siguieron durante los conciertos y hay diferentes tomas, que luego incluso en la edición comercial aparecían unos extras en un segundo DVD, que aunque no tenían gran calidad por tema de mero presupuesto eran bastante interesantes. Tira muy poco de material de archivo y tiene canciones en directo y entrevistas con nosotros en esa época. Cuando lo veo me veo rarísimo, como si fuera otra persona.

Nada, dentro de otros 10 años otra gira de Surfin’ y otro documental

(risas) No lo sé, yo ya no sé lo que va a pasar, ya veremos.

Pues eso es todo, muchas gracias Fernando, como siempre un gusto hablar contigo

Gracias a ti.

 

Publicado en Muzikalia.

 

Tags : | comenta


Hoy, 21 de abril Robert Smith cumple 57 años y como somos muy fans, pensamos que es un buen momento para felicitarle de alguna manera. Ya sabes que el próximo mes de noviembre The Cure estarán tocando en nuestro país (día 20 en el Barclaycard Center de Madrid, 24 en el BEC de Bilbao y 26 en el Palau Sant Jordi de Barcelona) y hemos querido preparar una playlist conmemorativa con 10 canciones de su carrera que hablan del paso del tiempo.

Esa ha sido una de las obsesiones más recurrentes en su discografía y prueba de ello son algunas de las composiciones que recordamos a continuación:

Seventeen Seconds
El segundo disco de The Cure llevaba por título el nombre de esta canción. En la que nos hablaban de cómo el tiempo desaparecía secretamente y cóm so esos diecisiete segundos se convertían en una medida de vida. Todo ello arropado por un evocador envoltorio que casi 40 años después de su publicación, sigue sonando atemporal.

Primary
Ya desde sus primeros discos Smith demostró que el paso del tiempo solía estar presente en sus canciones. Él era apenas un imberbe por aquél entones pero ya se marcaba frases tan lapidarias como el estribillo de esta canción “A medida que avanzamos y nos ponemos viejos, más sabemos, pero menos demostramos”. ¿Cómo te quedas?

100 Years
Uno de los totems oscuros de The Cure abría Pornography (1982). Un tema angustioso y retorcido que aún hoy, 34 años después de su publicación sigue siendo un fijo en sus directos. Una canción que se cerraba con la lapidaria afirmación “Una y otra vez morimos, uno después de otro…” . Buenrollismo total.

Sinking
Robert Smith compuso el cierre de The Head On The Door (1985) con apenas 25 añitos y ya nos contaba cosas como “Me voy calmando según pasan los años, me estoy hundiendo” una gráfica descripción de lo que es el paso del tiempo en una grandiosa pieza presidida por un omnipresente bajo.

A Thousand Hours
Esta bonita canción incluida en Kiss Me Kiss Me Kiss Me (1987) hablaba del paso del tiempo y las horas gastadas al día que eran necesarias para sentir el corazón durante un segundo. Sin duda una de las joyas escondidas de su repertorio.

To The Sky
Una de esas rarezas de su discografía que aún así, tienen la calidad de muchos de los temas titulares. Esta pieza, grabada en las sesiones de Kiss Me Kiss Me Kiss Me (1987) e increíblemente descartada, habla de la añoranza del ayer. La nostalgia de recordar la infancia y de “Respirar bajo el sol azul celeste de los recuerdos de otros tiempos”.

Closedown
Disintegration (1989) está considerada la cima creativa de The Cure. Un álbum redondo y atemporal que sigue transmitiendo las mismas sensaciones que cuando salió a la luz. Un disco que fue concebido bajo el shock que supuso a Smith pasar a la treintena. En algunas de sus canciones se percibe esa nostalgia, aquí representada en esta con la apertura: “Estoy escapando al tiempo…”.

39
Si Disintegration narraba el paso de la veintena a la treintena, Bloodflowers (2000) hacía lo propio con la cuarentena. Prueba de ello fue esta “39” donde nos adelantaba que “el fuego está casi apagado y no queda nada que quemar”.

Anniversary
Una de las mejores piezas de su disco homónimo de 2004 ¿la última vez que han conseguido emocionarnos? hacía continuas referencias a un tiempo, que cuando estuvo inmóvil, lo único que fue es eso, un interminable momento. Grande.

Underneath The Stars
“Estamos aquí flotando bajo estrellas encendidas desde hace 13 millones de años y todo lo pasado (…) y todo por venir, es nada para nosotros” así de reflexivo se muestra Smith en sus últimas composiciones (este tema es de 2008) que según comentan los rumores pronto tendrán continuación. ¿Apostamos de qué hablará en alguna de sus nuevas canciones?

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

CInco motivos para no perderse la gira de Ilegales

Por Manuel Pinazo el Miércoles abr 20, 2016 Categoría Críticas

Por Manuel Pinazo

El año pasado asistimos a la celebrada vuelta de Ilegales. La incombustible formación de Jorge Martínez lleva más de 35 años demostrando ser una rara avis en nuestra escena. Siempre han ido a contracorriente y eso les ha convertido en únicos.

Aunque no necesitaban reivindicarse, han vuelto en plena forma tras su aventura con Los Magníficos, con La Vida Es Fuego (2015) un álbum 100% ilegal y tras girar por festivales, arrancan una gira por la geografía que empieza este mismo sábado en Madrid (Teatro Barceló) y seguirá el día 29 en la Sala Apolo de Barcelona y el 30 en la Opal de Castellón. En mayo estarán el día 6 en la Sala Custom de Sevilla, el 7 en La Industrial Copera de Granada, el 14 en el Kafe Antzokia de Bilbao, el 20 en Jimmy Jazz de Vitoria y el 21 en la Sala Oasis de Zaragoza.

Vamos a darte cinco razones para que no te pierdas esta gira.

1. Ningún grupo de su generación ha envejecido así
Si hay algo de lo que pueden presumir Ilegales es la vigencia de su música. Sus canciones, sus letras y sus intenciones aguantan mejor que las de nadie el paso del tiempo. Puedes escuchar grabaciones de la banda hechas en 1981 y siguen sonando totalmente atemporales, mientras las de algunos de sus coetáneos no han envejecido así. Tenemos muchos ejemplos que poner, pero nos quedamos con este.

2. Su directo es muy bueno
Jorge Martínez es uno de los mejores guitarristas de este país sin discusión. Su pasión por las seis cuerdas y las influencias de los mejores se notan en sus riffs, que sin duda alguna son ya toda una reconocible seña de identidad. Aparte, siempre ha tenido la costumbre de rodearse de grandes músicos que dan el lustre que merecen sus canciones. Son una máquina engrasada de rock and roll que ejecuta las piezas con una precisión de cirujano.

3. Su último disco merece mucho la pena
Ya te lo hemos dicho, pero La Vida es Fuego es un regreso a la altura de su leyenda. Ya nos lo contaba Jorge en una entrevista hace unos meses “Tanto cuando te vas, como cuando vuelves, tienes que tener buenos argumentos y este ha sido nuestro caso”. El disco destila todos los ingredientes que les han hecho grandes y es raro que ningún seguidor de la banda asturiana caiga rendido ante estas composiciones.

4. Será un gran homenaje a Alejandro Blanco
La familia ilegal está tocada. Hace pocas semanas sufrió un golpe terrible con el inesperado fallecimiento de su bajista Alejandro Blanco a los 45 años. Pero la banda ha decidido seguir adelante y recurrir a Willy Vijande para suplir a su antecesor. Willy ya había formado parte de Ilegales en algunos de sus mejores trabajos y sin duda era el más indicado para sustituirle. Como bien dijeron “había que elegir entre depresión y rock and roll, hemos elegido rock and roll”. Allí estaremos para acompañarles.

5. Puedes formar parte de su documental
Por fin Mi Vida Entre Las Hormigas el documental sobre Ilegales será realidad, una vez completado el crowdfunding necesario para llevarlo a cabo. Un documento audiovisual sobre la historia del grupo en el que participarán multitud de invitados de la escena. Ademas, algunos conciertos de esta gira serán grabados en parte y puede ser una buena ocasión para que vuestro careto aparezca de alguna manera.

No te pierdas esta gira, porque todo lo que te digan que son, lo son y aún peor.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

Rogue One: A Story of Star Wars

Por Manuel Pinazo el Jueves abr 7, 2016 Categoría Varios

Desde que Disney ha comprado Lucasfilms sabemos que habrá una peli al año al menos hasta 2020 y digo al menos, porque seguro que tendremos más. Las pasadas navidades asistimos al estreno de Star Wars VII el despertar de la fuerza, el principio de una nueva trilogía que seguirá en 2017 y 2019. Entre cada uno de los tres nuevos capítulos se estrenará una película independiente, pero perteneciente al universo de La Guerra de Las Galaxias.

Rogue One será la primera de ellas y nos contará las aventuras de un grupo de rebeldes que se infiltra en la base del Imperio para robar los planos de la famosa Estrella de La Muerte. Esa máquina de matar que vimos en episidio IV (1977) y volvimos a ver en Episodio VI reconstruida y ya en el VII nos sonó un poco a risa a cuyo hurto hace referencia el propio Darth Vader a lo largo de la primera película.

Ya hay rumores de que veremos a nuestro villano favorito en esta nueva aventura, que hoy estrenaba su primer teaser tráiler, que la verdad, pinta bastante interesante.

Tags : | comenta

The Last Shadow Puppets – Everything You’ve Come To Expect

Por Manuel Pinazo el Miércoles abr 6, 2016 Categoría Críticas

The Last Shadow Puppets / Everything You’ve Come To Expect / Por Manuel Pinazo

Parecía complicado que llegara un segundo álbum de The Last Shadow Puppets dado el estatus de sus protagonistas ocho años después de The Age Of The Understatement (2008) y de lo poco que tienen que ver las carreras actuales de Alex Turner y Miles Kane, respecto de las de entonces. Pero afortunadamente, había ganas y se han dado las condiciones apropiadas para que el proyecto se retomara con la intención de perdurar e incluso, de lanzar más discos.

Everything You’ve Come To Expect vuelve a juntar a dos de los talentos más innegables de su generación, quienes vuelven a recuperar el tono retro de su debut, aunque de un modo diferente. Porque si en su primer trabajo se dejaban atrapar por la herencia de Lee Hazzlewood, Scott Walker, Burt Bacharach, The Beatles y demás, aquí se enfrentan además, al peso de sus propios egos: uno, un reputado solista y otro, líder de la banda joven más grande de las islas, lo que hace que el resultado final no tenga la chispa de su antecesor.

Porque si por aquél entonces nuestros aún imberbes protagonistas se engalanaban para rendir tributo a sus héroes del pasado, aquí nos los encontramos con la lección aprendida, con barba de tres días, corbatas desnudadas y cocteles en mano; acompañados por el toque habitual de sus fieles John Ford a los mandos y un muy inspirando Owen Pallet aportado sus impecables arreglos de cuerda.

Una lógica evolución que no impide que disfrutemos de unas canciones en las que transitaremos por varios estados. Desde los aires añejos y esperados de “Aviation”, a sumergirnos en las aguas poperas de “Miracle Aligner”, el soul de “Dracula Teeth” o el toque decadente de “Everything You’ve Come To Expect” o canallas (“Bad Habits”), sorprendiéndonos igualmente con el tono bailable de “The Element Of Surprise”, otra de sus sorpresas. En el otro lado de la balanza lo que parecen dos descartes de los últimos Arctic Monkeys (“Used To Be My Girl” y “She Does The Woods”) o el toque cincuentero de la algo simplona “Sweet Dreams TN” . Para cerrar, recuperan la grandeza que se les supone con la introspectiva “The Dream Synopsis” muy en la línea de las composiciones de Turner para la película Submarine (2011).

El conjunto no es tan redondo como el de su primera obra, pero brilla a la altura que le suponemos a sus protagonistas.

Publicado en Muzikalia.

 

 

Tags : | comenta