Recordando a Colder

Por Manuel Pinazo el Miércoles feb 24, 2010 Categoría Música

A ver si saca pronto disco, hombre…

Tags : | comenta

Massive Attack – Heligoland

Por Manuel Pinazo el Domingo feb 21, 2010 Categoría Críticas


Massive Attack / Heligoland / Por Manuel Pinazo

Poco después de salir al mercado 100th Window, recuerdo haber leído una entrevista con Robert “3-D” Del Naja en la que afirmaba tener prácticamente lista su continuación, pero nada más lejos de la realidad. Han pasado siete años desde entonces y aunque a algunos les parezcan una eternidad, no es nada para una banda que en prácticamente dos décadas cuenta con cinco discos de estudio.

Heligoland lo tenía difícil de partida. Las expectativas eran demasiado altas, se esperaba una obra a la altura de lo que se presupone a Massive Attack y el resultado ha terminado por ser en parte decepcionante. Quizá, por conocer muchas canciones ya interpretadas en directo en sus pasadas giras (youtube es el nuevo Gran Hermano) o tal vez, por la aparición prematura del EP Splitting the Atom, que nos desveló el contenido de cuatro de sus temas, el nuevo trabajo de los de Bristol carece prácticamente de sorpresas.

Algo que no ha salvado ni el regreso a la formación  de Grant “Daddy G” Marshall quien por cierto, no participa en la composición de ninguno de los temas, casi todos a cargo de Del Naja y su inseparable Neil Davidge. Tampoco ha estado a la altura la inclusión de algunos colaboradores, como  la otrora vocalista de Tricky, Martina Topley-Bird cuya participación nos suena a déjà vu. De Guy Harvey (Elbow),quien no queda muy bien parado ya sea llamando a su tema “Flat Of the Blade” o “Bulletproof Love” (¿por qué guardar la oscura “Fatalism” para la Deluxe Edition?), por no hablar de la participación de Damon Albarn en “Saturday Come Slow”, más propia de los últimos Blur que de lo que podíamos esperar.

Pero no se alarmen, amigos. Heligoland salva los muebles gracias a la excelsa densidad de “Pray For Rain”, con las voces del TV on the Radio, Tunde Adebimpe. Gracias a “Girl I Love You”, esa sobresaliente pieza de dub axfixiante a cargo del fiel Horace Andy. A “Paradise Circus”, o lo que es lo mismo, el mejor tema grabado por Hope Sandoval desde hace 15 años, o a los casi ocho minutos de soul gótico de “Atlas Air”, cuyo final, -que coincide con el del disco-, nos deja con cierto regusto de revancha y con la sensación de que sólo los genios pueden (en ocasiones) equivocarse.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

Richard Hawley vs Hank Marvin

Por Manuel Pinazo el Viernes feb 19, 2010 Categoría Música

Como no dejo de contar por aquí, soy un incondicional de Richard Hawley y ayer, conduciendo solo en mi coche, sonó esta canción haciendo que el tiempo se detuviese.

Fue una de esas situaciones irreales que se dan de vez en cuando en la vida, con pérdida total de espacio tiempo, que no sé si alguna vez habéis vivido.

Hank Marvin (The Shadows) tocando a dúo con Hawley, es ya una combinación para enmarcar y la verdad es que juntos lograron una canción entre “Sleepwalk” (Santo & Johnny Farina) y “Diana” (Paul Anka), que desde hace unos 5 años habremos escuchado unas 340 veces.

Y las que nos quedan…

Tags : | 1 comment

Tartaletas de manzana y canela

Por Manuel Pinazo el Jueves feb 18, 2010 Categoría Recetas

Hace no mucho hablábamos de las tartas de manzana, como tengo fijación por esa fruta, hoy voy a comentaros cómo hacer unas tartaletas rellenas de manzana y canela espectaculares.

Los ingredientes son:

- Masa de empanadillas La Cocinera
- 2 manzanas
- Canela
- Azucar moreno
- Mermelada de albaricoque
- Mantequilla
- Sal

El resultado es realmente magistral y su elaboración es extremadamente sencilla:

Debemos pelar y cortar muy fina la manzana (royal gala o golden van bien, que son más dulces). El resultado lo saltearemos en una sartén con mantequilla y echaremos azucar morena para que se caramelice a un fuego no excesivamente fuerte. Cuando comience a tomar color, espolvorearemos la canela y echaremos una pizca de sal.

Una vez ablandado y cuando la manzana haya absorbido el sabor de la canela y se haya caramelizado (el olor es impagable) pondremos una fina capa de mermelada en la base de la masa de empanadillas y las iremos rellenando. Luego pondremos la otra base encima con otra ligera capa de mermelada y procederemos a cerrarlas con un tenedor (es complicado cerrarlas y el almibar puede salir por los lados, pero al hacerse en el horno se endurece).

15 minutos de horno a 180º (hasta que se dora la masa) serán suficientes. Tomadas ligeramente calientes con una bola de helado puede resultar magistral.

Haced la prueba.

Tags : | 2 comments

Los papeleos son lo más surrealista de este país

Por Manuel Pinazo el Miércoles feb 17, 2010 Categoría Varios

Amigos, hoy me ha ocurrido una historia digna de compartir con vosotros.

La administración en España es de coña, aunque lo que he vivido hoy en la Comunidad de Madrid me ha parecido surrealista.

Imaginaos por un momento que vuestro padre o madre o hermano o cualquier otro pariente, decide regalaros su coche y queréis ponerlo a vuestro nombre. ¿Es algo sencillo? ¿Un pequeño trámite que se puede solucionar en 5 minutos o por Internet? ¿o es una jugada de carambolas imposibles propia de cualquier gag que se precie?

A continuación la película de los hechos:

Madrid, interior, día, 9: 30 de la mañana, Consejería de Hacienda:

Yo: Hola, vengo a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales para poner un coche a mi nombre.

Funcionario 1: ¿Tiene usted el contrato de compraventa del vehículo?

Yo: Sí

Funcionario 1: Pues tenga este número y espere a que le llamen de esas ventanillas.

—espera de 10 mins hasta que llega mi turno—–

Yo: Hola, vengo a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales para poner un coche a mi nombre.

Funcionario 2: ¿Ha traído el contrato de compraventa?

Yo: sí

Funcionario 2: Pues mire, veo que el domicilio que consta en el contrato como suyo, no es el mismo que tenemos nosotros.

Yo: Mire, estoy empadronado en esa dirección desde hace tres años, he cambiado el domicilio en la Agencia Tributaria y el otro día en la consejería de empeo. ¿A ustedes cómo es posible que no les conste?

Funcionario 2: No nos consta. Rellene este formulario y suba a la primera planta para entregarlo en registro. Cuando lo tenga vuelva a venir aquí.

—————subida a la 1ª planta—————–

Yo: Hola, vengo a hacer un cambio de domicilio en registro para poder pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales.

Funcionario 3: Coja este número y espere. Es las ventanillas 1 al 4.

————— espera de 15 minutos —————————-

Yo: Hola, vengo a hacer un cambio de domicilio en registro para poder pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales abajo.

Funcionario 4: Sí, es que nos consta el otro domicilio. ¿Está usted seguro que el nuevo es el que aparezca en la comunidad de Madrid?

Yo: Sí, llevo empadronado en esa dirección desde hace tres años y le he dicho a su compañera que había cambiado el domicilio en la Agencia Tributaria y el otro día en la consejería de empeo.

Funcionario 4: Ya, pero aquí también lo tiene que cambiar.

Yo: ¿Lo tengo que cambiar en algún que otro sitio más?

Funcionario 4: (silencio)

————— vuelta a la planta baja——————-

Yo: Hola, vengo a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales para poner un coche a mi nombre.

Funcionario 1 (otra vez): ¿Tiene usted el contrato de compraventa del vehículo?

Yo: Sí, pero he tenido que hacer un cambio de domicilio.

Funcionario 1: Pues tenga este número y espere a que le llamen de esas ventanillas.

—————— nueva espera de 10 minutos ————–

Yo: Hola, vengo a pagar el a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales para poner un coche a mi nombre.

Funcionario 5: ¿Ha traído el contrato de compraventa?

Yo: sí

Funcionario 5: Aquí nos consta otro domicilio señor.

Yo: Acabo de cambiarlo en la planta 1, tengo aquí el resguardo para que lo compruebe.

Funcionario 5: Esto está entregado en registro pero hasta que se cambie puede tardar varios días, no es inmediato.

Yo: ¿Entonces para qué me dicen que lo cambie y que vuelva a bajar?

Funcionario 5: Si quiere lo podemos hacer de forma manual, pero para ello necesita el formulario 620.

Yo: Pues démelo.

Funcionario 5: Yo no se lo puedo dar. Tiene que comprarlo en esa ventanilla y cuando lo tenga vuelva directamente sin esperar y le explico cómo rellenarlo.

————-Cola de 10 minutos para comprar el formulario 620——————–

Yo: Hola, traigo el formulario 620.

Funcionario 5: ¿Ha traído la fotocopia de su DNI, tarjeta técnica dek vehículo y permiso de circulación?

Yo: Me falta la del DNI.

Funcionario 5: Allí tiene una máquina, hágalo y vuelva.

———5 minutos de máquina para hacer una fotocopia 30 cts tragados en la máquina hasta que he conseguido hacerla————

Yo: Mire a ver si ya tengo todo por favor

Funcionario 5: Rellene esto, porga aquí esta cantidad, aquí esta otra, acabe de rellenarlo en aquellas mesas y luego vaya a Caja Madrid a pagar el impuesto. Una vez pagado, vuelva a la primera planta y allí le indican.

——–una vez rellenado he ido a Caja Madrid a pagar (cola de 15 minutos)———

——– Vuelta a la 1ª planta————-

Yo: Hola, vengo a entregar el formulario 620 cumplimentado.

Funcionario 3 (otra vez): Coja este número y espere. Es en las ventanillas 8 a 13.

—————— Espera de 20 minutos————————

Yo: Hola, vengo a entregar esto para hacer un cambio de titular en un vehículo

Funcionario 6: Un momento, que se ha estropeado la máquina de las pegatinas (se levanta y se va)

—————-5 minutos—————–

Funcionario 6: Disculpe señor. Ya está solucionado (coteja y sella toda la documentación): Tenga estos papeles, con ellos puede dirigirse a la Dirección General de Tráfico.

Tiempo estimado en la gestión: casi dos horas.

Continuará…

Esto amigos, no ha sido más que la primera parte de un trámite para cambiar un vehículo de titular. Absolutamente todo lo aquí narrado es real.

Tags : | 4 comments

Tindersticks – Falling Down The Mountain

Por Manuel Pinazo el Lunes feb 15, 2010 Categoría Críticas

Tindersticks / Falling Down The Mountain / Por Manuel Pinazo

Como  dos caras de una misma moneda, The Hungry Saw y Falling Down The Mountain, comparten intenciones tanto en su música, como en su discurso. Basta con escuchar “Harmony Around My Table” y verla como una perfecta continuación de la luminosa “The Flicker of a Little Girl”, facturada dos años atrás.

Los británicos liderados por Stuart Staples, continúan en la senda que emprendieron entonces. A un lado quedan los arreglos orquestales y el tono melodramático de antaño, para, volviendo a sus orígenes, retomar el lado más desnudo y directo de sus canciones. Nos encontraos ante unos Tindersticks renovados, no sólo por la inclusión de nuevos integrantes (David Kitt , Earl Harvin, o Dan McKinna), sino por la frescura y el eclecticismo de su propuesta actual.

Los de Nottingham, pasan sin despeinarse del jazz más oscuro de “Falling Down a Mountain”, a la nocturna belleza de “Keep You Beautiful”. Del folk pastoral de la antes mencionada “Harmony Around My Table” y “No Place So Alone” (sus coros remiten a los Bad Seeds), a “Peanuts”, tema que podría haber sido incluido en Curtains (97), un dueto de Staples con Mary Margaret O´Hara a lo Hazzlewood/Sinatra marca de la casa.

Sin dejar a un lado el tono fronterizo de  “She Rode Me Down”, el clasicismo de “Factory Girls”, la setentera y adictiva “Black Smoke” o los interludios instrumentales de la inquietante “Piano Music” y la cinematográfica “Hubbards Hills”.

En plenas facultades.

Publicado en Muzikalia.

Tags : | comenta

Richard Hawley – Sala Heineken

Por Manuel Pinazo el Domingo feb 14, 2010 Categoría Críticas

Richard Hawley / 13 de febrero, Sala Heineken / Por Manuel Pinazo

A pesar de la gélida noche madrileña, teníamos el presagio de encontrarnos ante una velada especial, lo que se constató a mitad del recital. Asistimos encantados el crecimiento de una figura como la de Richard Hawley, artista que no deja de generar admiración entre un público cada vez más mayoritario, tal y cómo demostraba una repleta sala Heineken a las tempranas 21.00 horas (Madrid es así de nocturna, sí). Poco antes, Alondra Bentley había deleitado al personal con las deliciosas canciones de Ashfield Avenue, un aperitivo, porqué no decirlo, muy bien escogido.

En los tiempos que corren, artistas como Hawley son una rara avis. Es difícil encontrar a alguien que consiga dotar de un estilo tan personal a sus canciones, rescatando los acentos más universales del pop y haciendo contemporáneo el legado de grandes como Ricky Nelson, Roy Orbison o Scott Walker. Algo que demostró en hora y tres cuartos de introspección y cuidados arreglos, sin ninguna concesión a sus temas más luminosos, dejando todo el protagonismo a su reciente Truelove´s Gutter que fue interpretado prácticamente al completo.

Abrió “As The Dawn Breaks”, a la que siguieron los toques country de “Ashes on the Fire” y la delicadeza de “Lady Solitude”, único tema rescatado de Lady´s Bridge (07). Nos sorprendió el respeto con el que los allí presentes acogían cada una de las canciones, permitiéndonos incluso escuchar el sonido del silencio, algo muy difícil de encontrar a día de hoy en cualquier concierto. Gracias a ello, disfrutamos aún más con las cadencias de “Hotel Room”, del crescendo apoteósico de “Soldier On” o del romanticismo de “Coles Corner”, “Open Up Your Door” y “Oh My Love” (Lowedges (03) fue el disco más antiguo en visitar).

Los presagios se hacían realidad y tanto los allí presentes, como la banda, consiguieron esa comunión perfecta que sólo se da en las grandes ocasiones. Así, los 10 minutos de “Remorse Code” pasaron como un suspiro, la sencillez y delicadeza de “For Your Lover Give Some Time” llenó la sala con la cavernosa voz de un Hawley en estado de gracia, quien aún nos regaló una exquisita revisión de “Run For Me”, para que la onírica “Don´t You Cry”, pusiera fin a la primera parte del concierto.

El bis dio lugar a dos curiosas y cinematográficas versiones, comenzando con “Hushabye Mountain”, canción de cuna escrita Robert y Richard Sherman para la banda sonora de Chitty Chitty Bang Bang y siguiendo con una animada “Crawfish”, que popularizara Elvis Presley en la película King Creole. Como no podía ser de otra forma, “The Ocean” puso la guinda a una noche para el recuerdo, que dejó a cada uno de los asistentes con una sonrisa de satisfacción dibujada en el rostro.

Publicada en Muzikalia.

Escucha en Spotify el setlist tal cuál sonó (gracias Felipe por los consejos)

Tags : | comenta